www.aplausos.es

EL PALCO

La 'triunfita' lenguaraz

La "triunfita" lenguaraz

Seguramente habrán leído que una triunfita -me refiero a una participante del programa Operación Triunfo, que por cierto nos cuesta mucho dinero a todos los españoles-, de nombre Maialen, ha llamado, en TVE, “gilipollas, nazis y psicópatas” a los taurinos. Esta señorita no sabe una palabra de Tauromaquia, pero se atreve a opinar de esa forma tan contundente. Lo que ha hecho es un signo inequívoco de necedad, pues la persona inteligente suele callar, aunque sepa del tema, mientras que la necia habla sin saber del tema. Nos ha insultado gratuitamente hablando de algo de lo que no sabe nada, pero como se suele decir, “quien de verdad sabe de lo que habla no necesita insultar”, por eso ella ha tenido que recurrir al insulto.

Opinar con esos calificativos de un colectivo que desconoce totalmente demuestra una necedad superlativa, cuando ella ni sabe el significado de dichas palabras, pues de lo contrario no las hubiese empleado, pero es que, “La sabiduría y la razón hablan, la ignorancia y el error ladran” (Arthur Graf). Decididamente, ha ladrado.

Sin ánimo de entrar en discusión con ella, pues como muy acertadamente dijera el escritor americano Marx Twain, “No discutas con un ignorante, te hará descender a su nivel y ahí te vencerá por experiencia”, debo recordarle, o mejor decirle, pues no se puede recordar algo que nunca se ha sabido, que:

a) La Tauromaquia es un arte único, que inspira como ningún otro, a las demás artes, reconocido por miles de intelectuales de primerísima línea, en las Ciencias, las Letras y las Artes, amantes de este arte, como Ortega y Gasset, Manuel Machado, Gregorio Marañón, Menéndez Pelayo, García Lorca, Moreno Torroba, Joaquín Turina, Camilo José Cela, Vargas Llosa, etc. No creo que ninguno de ellos fuese o sea gilipollas, nazi o psicópata.

b) La Tauromaquia es Patrimonio Cultural Inmaterial de España.

c) Muchos toreros tienen la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

d) El catedrático de Filosofía de la Sorbona, Francis Wolff, considera que “la Fiesta es un bien moral y ético, es un tesoro de la humanidad, uno de los dones de España a la cultura europea.

e) El Catedrático de Psicología de la Universidad del País Vasco, don Enrique Echeburúa Odriozola, concluyó en un riguroso estudio científico (1999) que “no se puede considerar como peligrosa la contemplación de espectáculos taurinos por menores de 14 años… Por tanto, no hay bases suficientes para sustentar científicamente una medida como la prohibición de entrada de los menores de 14 años a las plazas de toros.

f) El catedrático de Filosofía de la Universidad Autónoma de Barcelona, don Víctor Gómez Pin, también concluyó que “los niños deben acudir a los toros porque es un espectáculo éticamente recomendable, y sin ningún rasgo negativo… incluso al niño le puede ayudar ver la dureza de la existencia y la entrega que se exige para enfrentarse a ella. Asimismo, afirma que “no hay arte digno de tal nombre que no apunte a la verdad (y en ningún arte hay tanta verdad como en la tauromaquia) que a todos concierne (que todos pueden entender), y que no sea así intrínsecamente popular o democrático.

g) Un estudio llevado a cabo por el doctor Johannes Michalak y colaboradores, en la Universidad de Hildesheim (Alemania), publicado en la revista International Journal of Behavioral Nutrition and Physical activity, el año 2012, número 9, demuestra cómo los vegetarianos, por tanto animalistas y por tanto antitaurinos, tienen, de forma significativa, más trastornos mentales como depresión, ansiedad y síntomas somáticos, como dolor, por somatización de alteraciones mentales (la alteración mental la localizan en alguna parte del organismo como cabeza, estómago, vientre, etc.). El estudio demuestra que dichos trastornos no se pueden explicar solo por la falta de nutrientes causada por la dieta vegetariana, lo que les lleva a concluir que estas personas ya tienen originariamente, constitucionalmente, los trastornos mentales, que a su vez les inclinan a hacerse vegetarianos. Es decir que los trastornos mentales que exhiben no solo son consecuencia de ser vegetarianos, sino que además, y lo que es más importante, son la causa. Por tanto, antes de llamarnos psicópatas a los taurinos debería pasarse por el psiquiatra.

h) Que los valores que rigen y enaltecen el toreo son verdad, seriedad, ética, dignidad, respeto, valores que probablemente ella desconoce, y, por ende, no practica, dada su forma de expresarse públicamente, y de insultar a muchos millones de personas amantes de este arte.

Ya es mayorcita y debería saber lo que tiene que hacer y la forma de comportarse en la vida, pero visto lo visto y oído lo oído, sería recomendable que moderara su lenguaje, y antes de opinar de algo meditara lo que va a decir, debería ser más prudente, pues es preferible una prudencia, incluso excesiva, a una imbécil locuacidad, ya que, como dijera Cervantes, “No puede haber gracia donde no hay prudencia”.

Pero es que además ha hablado de forma soez, lo cual es signo de mala educación y rudeza mental.