Madrid. Feria de San Isidro
El quinto golpeó la cara de Robleño con la pala del cuerno. (Foto: J.R.Lozano)El quinto golpeó la cara de Robleño con la pala del cuerno. (Foto: J.R.Lozano)

Oreja para Robleño y un bravo toro de Palha

Redacción APLAUSOS
viernes 28 de mayo de 2010

El de San Fernando de Henares pasea un apéndice del quinto, un toro de El Torreón que acabó sacando fondo de nobleza, y el ganadero portugués echa un gran toro, lidiado en tercer lugar, con el que Francisco Javier Corpas no terminó de acoplarse. Carlos Casanova y Jesús Arruga cubren un tercio de banderillas de enorme emoción.

La tarde tuvo tres momentos de interés: la lidia del tercer toro, bravo y encastado, sin duda el mejor de los cuatro animales que se lidiaron con el hierro portugués de Palha; la faena de Robleño al quinto de la tarde, un remiendo de El Torreón que se dejó en la muleta y terminó sacando su noble fondo ante la insistencia del torero; y el tercio de banderillas del cuarto toro, en el que Carlos Casanova, que sufrió una espeluznante voltereta, y Jesús Arruga, que terminó con la banda de la taleguilla rasgada, protagonizaron un tercio de enorme emoción y vergüenza torera. Para ellos fueron las palmas más fuertes de la tarde y a buen seguro que serán varios de los premios de la feria.

La única oreja del festejo se la llevó Fernando Robleño, si bien la concesión del trofeo provocó algunas protestas del público. El apéndice llegó en el quinto, un serio y muy armado toro de El Torreón, que en la primera parte de la faena embistió andarín, rebrincado y sin mucho recorrido, pero que conforme ésta fue avanzando sacó un importante fondo de nobleza que sirvió al torero para instrumentar varias series templadas con la mano derecha que le valieron, tras una estocada caída, la oreja que paseó. Con el segundo de la tarde, de Palha, un ejemplar sin clase y que nunca humilló, anduvo dispuesto pero sin lucimiento por las condiciones del toro. Mató, de nuevo, de una estocada baja.

Digno y profesional pasó por Madrid Jesús Millán. El zaragozano no tuvo opción con ninguno de sus ejemplares, un primero sin transmisión, soso y deslucido, y un segundo más complicado, que siempre se lo pensaba y se quedó corto. Con ambos puso ánimo y disposición pero el éxito era imposible.

No fue la tarde de Francisco Javier Corpas, que no se entendió con ninguno de sus toros. Su primero fue un importante, por bravo y encastado, ejemplar de Palha, que sacó emoción y transmisión en sus embestidas, especialmente por el pitón izquierdo, por donde Corpas dejó ir un éxito que le hacía mucha falta. El público vio al toro, al que ovacionó de forma unánime en el arrastre, y castigo al torero con una fuerte pitada. Con el que cerró plaza, otro serio y manejable astado de El Torreón, tampoco terminó de acoplarse y fue silenciado.

Madrid, 28 de mayo de 2010. Cuatro toros de Palha y dos de El Torreón (5º y 6º), desiguales de presentación y juego. El mejor fue el 3º y se dejaron en la muleta los dos últimos. JESÚS MILLÁN: Silencio en ambos; FERNANDO ROBLEÑO: Silencio y oreja con algunas protestas; FRANCISCO JAVIER CORPAS: Pitos y silencio tras aviso. Entrada: Lleno. Saludaron en banderillas Carlos Casanova y Jesús Arruga.

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando