FERIA VIRGEN DE LOS LLANOS

Samuel Navalón y Manuel Caballero, la cantera ilusiona en Albacete

Pepe Sánchez Robles
sábado 09 de septiembre de 2023
Cortaron tres y dos orejas respectivamente a una discontinua corrida de Montealto

Novilleros que ilusionan en el segundo festejo del abono de la Feria de Albacete. Dirimen un mano a mano ante la actitud expectante de una afición que espera mucho de Manuel Caballero y Samuel Navalón, surgidos de la Escuela Taurina local, y que exponen también las bases, la forma de torear y el fondo de la llamada escuela de la tierra, basada en el temple, la técnica y la honestidad. Estilos, en suma, de los que se espera mucho. Ilusiones prendidas. Tres cuartos de plaza llenos y fuerte ovación para los toreros tras trenzar el paseíllo, obligados a saludar. Apoyo popular.

El primer novillo, negro mulato y de bonitas hechuras, tomaba bien el capote de Manuel Caballero, que lanceó con gusto a la verónica, pausado. Galleando por chicuelinas lo llevó al caballo, recibiendo un puyazo sin apretar. Naturalmente, brindó al público y comenzó la faena con pulcritud, relajo y buen gusto, extrayendo naturales espléndidos de concepción y ejecución ante la noble embestida del utrero, que seguía con claridad la muleta del torero. Erguida la planta, en la distancia exacta las series de derechazos subían de intensidad. Un cambio de mano fue exquisito y con claridad de ideas dejó tiempos. La bondad del novillo restaba intensidad en un conjunto de tono notable en el toreo del joven Caballero. Estocada desprendida y una oreja como balance.

El tercero fue colorado y con mayor presentación. Lo recibió Manuel Caballero, que replicó a su compañero con una larga cambiada, siendo volteado en el siguiente lance. El deslucido novillo, comenzó pronto a mansear, falto de clase y sin humillar. El albacetense se entregó y echando mano de la técnica fue superando la negativa condición de su oponente, que embestía sin finales. La faena fue a más, sobre todo por los templados derechazos que el albacetense lograba con mayúsculo mérito. Sin embargo, el utrero fue a menos, sin repetir las embestidas. Fue a por todas con la espada dejando una estocada, siendo prendido de nuevo. Una oreja logró el torero después de una faena de mucho mérito.

El quinto tuvo más presencia y escasa pelea en la suerte de varas, picado además muy trasero. Brindó a Daniel Ruiz hijo este desclasado y muy manso astado que no ofreció opciones de lucimiento. Ninguna topando más que embistiendo en sus arrancadas cansinas. Caballero lo intentó, sin éxito, logrando el espejismo, por la nula condición del animal, de una tanda ligada y rematada con excelente pase de pecho. Tras media estocada el torero dio la vuelta al ruedo tras leve petición. El albacetense superó muy bien la prueba a pesar de las escasas posibilidades que su lote ofreció.

Venturoso se llamaba el segundo novillo, colorado y de buenas hechuras, al que Samuel Navalón recibió con una larga cambiada. Tras un puyazo trasero quitó por ajustadas gaoneras. Brindó el torero al público y de hinojos comenzó su faena, domeñando las arrancadas del Montealto de notable condición y transmisión. Se sucedieron a continuación las series de muletazos con la mano derecha de largo trazado y acendrado temple. Bajó el tono al reducir la distancia que el buen novillo requería, volviendo a la continuidad de los naturales bien ejecutados y con recepción acusada del público. Sufrió una voltereta y continuó por circulares citando por la espalda, lo que encendió más a los espectadores, entregados al torero. Una buena estocada y dos orejas para el de Ayora, que dejó una excelente impresión.

Negativas perspectivas atisbaba el cuarto desde su salida al ruedo. Mal picado, trasero y contrario, rodó en varias ocasiones sin querer pelea en banderillas, muy parado. Brindó Samuel Navalón a los Caballero, padre e hijo. El utrero, un marmolillo, de muy mansa condición no ofreció nada a pesar de los intentos del novillero en distintos terrenos. Dos pinchazos y descabello. Y nada más. Pitado en el arrastre mientras Navalón saludaba una generosa ovación.

Con dos largas cambiadas recibió Navalón al sexto de la tarde. El quite por chicuelinas encendió la actuación del torero, y el posterior inicio de faena con el pase cambiado por la espalda aumentó la luz de una labor muleteril eléctrica y excesivamente rápida a un astado con movilidad. Al conjunto le faltó sosiego y enganchones, más enjundia por la superficialidad de las tandas que llegaron al tendido, muy receptivo con el torero, que trajo muchos seguidores. Mayor sosiego y colocación hubiera sido más necesario. Estocada defectuosa, luego otra más y un descabello fueron el preludio de una generosa oreja del paisanaje. Caballero y Navalón salieron a hombros en tarde discontinua como la condición y el juego de los novillos.

Albacete. Sábado, 9 de septiembre de 2023. Novillos de Montealto para Manuel Caballero, oreja y oreja y vuelta al ruedo; y Samuel Navalón, dos orejas y ovación y oreja. Entrada: Tres cuartos de plaza.

    ÚLTIMAS NOTICIAS

    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando