FERIA DE LA PEREGRINA
(Foto: Gestoarte)(Foto: Gestoarte)

Todos a hombros junto al mayoral en Pontevedra

El Juli con tres orejas y Perera y Talavante, con dos cada uno, dan espectáculo en el coso de San Roque
José María Muñoz
martes 06 de agosto de 2013

Victoriano del Río lidió una gran corrida de toros, destacando el lidiado en primer lugar, Durmiente, al que se le dio la vuelta al ruedo.

GALERÍA FOTOGRÁFICA DEL FESTEJO

Arrancó fuerte el festejo de Pontevedra y es que El Juli desorejó por partida doble a Durmiente, un gran toro con el hierro de Toros de Cortés que salió en primer lugar. Redonda faena del madrileño, de principio a fin, desde que se abrió de capa por verónicas y un vistoso quite por chicuelinas hasta la estocada final. Labor fundamentada en los medios en la que toreó largo y profundo sobre el pitón derecho; al natural, El Juli le bajó la mano en tandas rotundas. Importante fue el toro, por repetidor, codicioso y noble.

Una oreja con petición de la segunda fue el balance cosechado tras lidiar al cuarto, aplaudido también en el arrastre. Lo toreó bien a la verónica, apretó en varas el toro y brindó al público una labor ejecutada en el centro del ruedo en la que alternó las series por los dos pitones, si bien el animal se revolvía con mayor presteza que su hermano anterior. Hubo temple y tesón en la muleta de Julián, que mató de estocada entera volcándose en la ejecución de la suerte.

Una oreja paseó Miguel Ángel Perera del segundo, otro toro con movilidad y buena condición al que el extremeño cuajó un trasteo de notable firmeza, aplomo y seguridad. En el turno de quites, ya se lució el torero por navarras. Abrió faena en los medios por estatuarios. Sin moverse. La clave de su actuación estuvo en enseñar siempre el engaño al toro, llevándole muy embebido para ligar muletazos de buen dibujo sobre ambas manos. Mató de gran estocada al segundo encuentro. Su segundo tuvo recorrido y calidad aunque duró lo que duró. Perera lo exprimió hasta que se rajó en una labor compacta y sólida en la que destacó su toreo largo y templado al natural. De nuevo puso de manifiesto su firmeza en otra labor de quietud y valor. Con el público entregado, mató de una estocada arriba.

El tercero, con el hierro de Victoriano del Río, fue un toro encastado, exigente y con movilidad, que repitió con codicia. Se ajustó por chicuelinas el extremeño en el quite. Talavante firmó una faena intermitente, con momentos de mayor calidad y ligazón con otros de menor brillo. Tuvo emoción y vistosidad el conjunto, rematado de una buena estocada. Se pidió con fuerza la segunda oreja pero todo quedó en un trofeo. Otro trofeo obtuvo del sexto, un toro que tuvo un viaje más corto que sus hermanos pero que permitió al extremeño realizar una faena de carácter y buena actitud en la que se mostró por encima de las condiciones de su oponente. Puso empeño el torero, que incluso echó las dos rodillas a tierra lo que provocó el entusiasmo del respetable.

Pontevedra, domingo 4 de agosto de 2013. Toros de Victoriano del Río (3º, encastado y exigente; 4º y 6º) y Toros de Cortés (1º, Número 161, Durmiente, colorado, bravo y codicioso, premiado con la vuelta al ruedo; 2º, de buena condición; y 5º, con recorrido y calidad pero rajado). EL JULI: Dos orejas tras aviso y oreja con petición de la segunda; MIGUEL ÁNGEL PERERA: Oreja y oreja con petición de la segunda; ALEJANDRO TALAVANTE: Oreja con petición de la segunda y oreja. Entrada: Dos tercios.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando