FERIA DE SAN ISIDRO

Trofeo al mérito de Toñete en medio de un gran diluvio

El novillero firma una faena llena de arrestos con el buen sexto durante una impresionante tormenta
Gonzalo I. Bienvenida
lunes 21 de mayo de 2018
Fotos: JAVIER ARROYO Comenzó a diluviar en Las Ventas cuando salía el sexto de Conde de Mayalde por chiqueros. Un amplio novillo, especialmente por delante. Jarreó sobre el ruedo mientras derribaba el novillo al caballo. Los sucesivos tercios fueron de trámite para que Toñete cogiese la muleta. Brindó al público desde el centro del platillo […]

Fotos: JAVIER ARROYO

Comenzó a diluviar en Las Ventas cuando salía el sexto de Conde de Mayalde por chiqueros. Un amplio novillo, especialmente por delante. Jarreó sobre el ruedo mientras derribaba el novillo al caballo. Los sucesivos tercios fueron de trámite para que Toñete cogiese la muleta. Brindó al público desde el centro del platillo en pleno diluvio. La afición refugiada en las gradas agradeció su esfuerzo. El inicio tuvo temple. Las tandas se sucedieron entre las dificultades de las condiciones meteorológicas, la buena condición del toro y la entrega de Toñete. Hubo muletazos templados y largos. Mucho mérito el de Toñete en esta faena. La suerte suprema fue de vértigo por el barrizal y la montada expresión del novillo. Toñete fue hacia delante con determinación. Cayó el toro y se le concedió una oreja.

El tercero de la tarde se protestó de salida sin mucha explicación. Un punto lavado de cara y quizá algo estrecho de culata, pero un novillo apto para Madrid. Con nobleza tomó el capote de Toñete, que trató de torearlo a la verónica. La media del remate tuvo temple. En el caballo se dejó dar. Pablo Atienza firmó un variado quite. Toñete inició la faena por estatuarios con la mirada clavada en la arena. Enseguida se puso a torear en redondo. El novillo respondió con humillación. Toñete aprovechó la nobleza para firmar pases aislados con belleza y sobre todo con temple. Le faltó transmisión al toro y la faena no encontró el eco deseado.

Un burraco novillo de Conde de Mayalde abrió la segunda novillada de la Feria de San Isidro. Bonito de cara y cuajado en sus hechuras. Pablo Atienza presentó con temple el capote. Pronto el novillo apuntó su mansedumbre saliendo suelto. Huidizo en varas y obediente en la brega de José Manuel Mas. Abanto también se mostró en la voluntariosa faena de Atienza que inició por cambiados por la espalda. Humilló con obediencia el burraco pero sus embestidas estuvieron deslucidas por su falta de celo. Porfió el segoviano sin eco. La estocada hizo guardia y precisó de algunos golpes de descabello.

A porta gayola recibió Pablo Atienza al cuarto. Un novillo zancudo, de cara agradable. La determinación mostrada al irse a recibir al novillo a la puerta de chiqueros no se vio al intentar torear a la verónica cuando corrigió habilidosamente la postura a toro pasado. El toro apuntó virtudes en los sucesivos tercios. Pablo Atienza tardó en encontrarle la distancia pero cuando lo hizo logró tandas de buen trazo sobre la mano derecha. El novillo respondió con nobleza y ritmo, un punto falto de entrega. Entonada resultó la labor del segoviano aunque le faltó un punto de medida que le llevó a escuchar los dos avisos tras atascarse con los aceros.

El segundo también fue burraco pero más alto y ofensivo que el primero. Alfonso Cadaval lo paró con disposición y manejando con soltura el capote. Empujó con la cara alta en el primer puyazo para después salir suelto en el segundo encuentro. Toñete intervino en quites por gaoneras, limpias y templadas. Respondió Cadaval por chicuelinas. En banderillas apuntó desorden en su embestida. Alfonso Cadaval inició de rodillas la faena en los medios. A continuación hubo dos buenas tandas con la derecha rematadas con el pase de la firma con personalidad. Al echarse la muelta a la izquierda volvió el toro a derrotar desluciendo los buenos pasajes del sevillano. La estocada tuvo rápido efecto.

El quinto fue el más basto de los lidiados. Ancho de sienes y con alzada. No se definió hasta el segundo tercio. Resultó manejable aunque carente de emoción. Alfonso Cadaval trató de estructurar la faena sacándoselo hacia los medios andando con buena expresión y después toreando con cadencia. Alargó la faena tras porfiar sin éxito. Con los aceros se atascó.

Madrid, lunes 21 de mayo de 2018. Feria de San Isidro. Novillos de Conde de Mayalde, bien presentados pero faltos de raza. De buena condición el 6º. Pablo Atienza, silencio tras aviso y silencio tras dos avisos; Alfonso Cadaval, saludos tras leve petición y silencio; y Toñete, saludos y oreja. Entrada: Tres cuartos de plaza.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Andalucía, en peligro

Las plazas de Andalucía deben seguir siendo una puerta abierta a la razón de subsistencia del toreo

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando