20 de abril 2010

Alejandro Talavante

Vídeos, carreras y toreo de salón
Alejandro Talavante
miércoles 12 de mayo de 2010

Ayer fue un día normalito, rutinario, muy tranquilo la verdad. Por la mañana estuve haciendo cosas con el ordenador, viendo vídeos en Internet…

Ayer fue un día normalito, rutinario, muy tranquilo la verdad. Por la mañana estuve haciendo cosas con el ordenador, viendo vídeos en Internet, sobre todo de youtube, donde no paro de ver vídeos de toreo mexicano, especialmente de Manolo Martínez, un torero de allí al que admiro mucho. Me gusta ver las cosas que hacía al toro de México, que son complicadas de hacer aquí en España, y me fijo mucho en todos los detalles y extraigo cosas que luego intento incorporar a mi tauromaquia.

Después de comer me fui a correr por caminos, donde la irregularidad del terreno te exige un esfuerzo mayor. De pequeño tenía muchos problemas con los tobillos y a base de correr por los caminos se me ha ido reforzando mucho la musculatura y, gracias a Dios, ya no tengo ningún tipo de problema con eso. Recuerdo que cuando empezaba de becerrista iba casi a esguince por día. Apenas me pisaban los animales o me torcía un poco el tobillo me lesionaba, pero ahora eso ya está arreglado. He corrido 45 minutos, después de estirar he visto por televisión la corrida de Sevilla y luego he entrado a matar al carro.

Después de ver los toros salí de la finca hacia mi casa de Badajoz para cenar y torear un rato de salón antes de irme a dormir. Allí tengo un salón preparado para torear con suelo de parquet para que la muleta deslice bien. Me gusta estar metido en el salón, que no es muy grande pero tiene el espacio justo para torear con la muleta y hacer cositas a ese toro imaginario. Y digo imaginario porque yo siempre toreo sin toro; desde que salí de la Escuela de Tauromaquia empecé a torear de salón solo. No me gusta que me embistan porque es muy difícil imitar la embestida de los animales, así que prefiero imaginármela. Además, me gusta estar en silencio, no me pongo música ni nada y lo único que se escucha es la voz de mi esfuerzo. La música me distrae y cuando entreno me gusta estar centrado y pensar en mis cosas…

LEA EL RESTO DEL DIARIO DE TALAVANTE

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando