21 de abril 2010

Alejandro Talavante

Día de campo y entrenamiento
Alejandro Talavante
miércoles 12 de mayo de 2010

En Badajoz hizo ayer un día casi veraniego. Por eso, después de levantarme y ver la prensa deportiva –siempre leo el MARCA y el AS-, toreé un rato en el salón de mi casa y emprendí viaje al campo. Una vez en la finca le pegué un vistazo a las vacas para relajarme, vi la corrida de Sevilla por televisión…

En Badajoz hizo ayer un día casi veraniego. Por eso, después de levantarme y ver la prensa deportiva –siempre leo el MARCA y el AS-, toreé un rato en el salón de mi casa y emprendí viaje al campo. Una vez en la finca le pegué un vistazo a las vacas para relajarme, vi la corrida de Sevilla por televisión y en cuanto acabó me puse a torear de salón en la placita de tientas que he construido para, antes de acostarme, entrar a matar unas cuantas veces al carretón.

He de confesar que no suelo leer diarios generalistas, pero el MARCA y el AS los recibo en casa y los devoro todos los días mientras desayuno. Me gusta estar informado de la actualidad deportiva y así, durante los viajes, para que las conversaciones no sean todas taurinas, puedo aportar el toque de variedad. Y eso, claro está, exige estar muy al día de todo lo que sucede en el mundo del deporte… ¡jaja!

No sé si os había comentado cosas sobre mi placita de tientas. Me la hice con un diámetro grande para poder matar toros, muy a mi gusto, y la verdad es que me encanta torear en ella. Desde pequeño he tenido la ilusión de tener mi propia plaza para poder torear el día que esté a gusto y me levante inspirado y, de momento, la he disfrutado mucho, es prácticamente nueva pero ya la he estrenado y la verdad es que me trae bastante suerte.

Del centenar de vacas que compré a Cuvillo -las últimas llegaron hace apenas quince días- hay algunas que venían ya preñadas y están pariendo ahora. Con ellas tengo un semental de pelo melocotón que es hermano de padre del toro mío de las dos orejas de Sevilla el día que abrí la Puerta del Príncipe. Es un toro muy bonito, tiene unas hechuras fantásticas y le tengo mucha fe y cariño porque lo toreé yo en el campo y, además, ya estuvo cubriendo el año pasado en la finca de Joaquín y Álvaro que, por cierto, se han portado fenomenal conmigo. Gracias a ellos he cumplido mi deseo de tener ganado procedente de un hierro con el que haya disfrutado en la plaza. Sé que ser ganadero es algo muy complicado, pero con el tiempo espero ir aplicando todo lo que me han enseñado amigos ganaderos como los propios Cuvillo, Daniel Ruiz, Justo Hernández o Moisés Fraile. Ya veremos cómo se da la cosa…

Os dejo, que me voy para Sevilla. Hoy vuelvo a una de mis plazas preferidas, donde le otro día dejé buen ambiente. Ahora llego en plenos farolillos, en un cartel de lujo. No me atrevo hacer apuestas de ningún tipo, en esto del toreo nunca se sabe qué va a pasar, y ahí está precisamente toda su grandeza…

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando

PREVIA VALENCIA

Argumentos para soñar

Argumentos para soñar

Ilusión. Raíces. Agradecimiento a su historia. Hay que salvar la feria de Julio de Valencia. Una seña de identidad cultural propia

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando