25 de abril de 2010

Alejandro Talavante

Reflexiones de Sevilla y acoso en quad
Alejandro Talavante
miércoles 12 de mayo de 2010

Estos días he estado relajado, pensando en todo lo que ha pasado en Sevilla y pasando buenos momentos al lado de El Juli. De Sevilla me marcho descontento por una parte porque no ha habido el éxito que esperaba…

Estos días he estado relajado, pensando en todo lo que ha pasado en Sevilla y pasando buenos momentos al lado de El Juli. De Sevilla me marcho descontento por una parte porque no ha habido el éxito que esperaba, pero feliz por otro lado porque he vuelto a sentir los olés de la Maestranza y la entrega de su afición. La de Sevilla sigue siendo una de mis plazas favoritas, en las que más valorado y torero me siento, por eso me duele no haber podido cortar las orejas a un toro, pero ya digo que me marcho contento por haber vuelto a sentir sensaciones bonitas en esa plaza. Fue una pena la espada el primer día y que mi lote del segundo durara tan poquito… pero sé que antes o después volveré a cuajar un toro allí como a mí me gusta.

Con El Juli he disfrutado mucho estos días. Me lo he pasado en grande acosando con él una becerra en quad. No sabéis el miedo que he pasado yendo de paquete y sin casco. Julián le da mucho gas al aparato y le da igual cómo sea el terreno. ¡Casi nos caemos a un arroyo! Pero la verdad es que controla muy bien. Derribamos a la becerra con la parte de delante del quad y después yo le iba diciendo si tenía que acelerar o frenar para dejarnos llegar la becerra y ver cómo respondía ante el acoso. Tengo que reconocer que no es el método más tradicional de acoso y derribo, pero nos lo pasamos genial y nos reímos mucho. Después la toreamos a campo abierto y disfrutamos una barbaridad porque salió buenísima. Además, tras todo eso tuvimos una de nuestras conversaciones sobre toreo, de esas que seguramente sólo él y yo podemos entender…

Ahora ya vuelvo a mirar al frente. La temporada sigue y hay que estar pensando en la plaza y en el toro. El sábado cuajé un toro en Palos de la Frontera como uno sueña, como si lo estuviera toreando de salón. Cuando te relajas y afloran los sentimientos en la plaza es lo más grande que hay en el mundo. A eso aspiro todos los días. Espero conseguirlo cada vez con mayor regularidad…

LEA EL RESTO DEL DIARIO DE TALAVANTE

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando