Basta ya

David Guillén
lunes 29 de noviembre de 2010

Esto ya es el colmo. “Pasa de taca d’oli”, como decimos en mi tierra. La última canallada que hemos sufrido los catalanes que no somos independentistas es no tener derecho ni a manifestarnos pacíficamente.

La Asociación de Taurinos y Aficionados Catalanes (UTYAC) había pedido los permisos necesarios para manifestarse el pasado sábado ante un mitin de CIU. Finalmente los Mossos d’Esquadra han denegado el permiso. Además han amenazado a los miembros de la UTYAC, que si se acercaban “tendrían problemas”.

Como catalán me pregunto: ¿qué libertad tenemos?, ¿por qué unos sí y otros no?, ¿esto es democracia? Recordemos que los grupos antitaurinos llevan diez años en la puerta de La Monumental. Una década que los aficionados hemos tenido que soportar pancartas, insultos y hasta intentos de agresiones. Por cierto, la única vez que los taurinos hicieron un amago de volverse, la policía autonómica cargó dura y desproporcionadamente contra los aficionados.

También es bueno que la sociedad conozca que el mismo día la policía local no dejó montar el trípode de una cámara a una cadena de televisión que quería entrevistar a Rafael Luna (PPC). Los hechos ocurrieron a la entrada de la plaza. Claro, esa cadena no era la del “Govern”. Curiosamente enfrente, el antitaurino de siempre, sí pudo montar su escalerilla para subirse todo ensangrentado. (Bonita imagen por cierto, para que vean los niños que pasaban por la calle), en estos tiempos que tanto hablamos de horarios de protección infantil.

Se ha llegado a un extremo en Cataluña en el que entras dentro del encuadre de lo que los independentistas creen que ha de ser esta tierra o no tienes derecho ni a abrir la boca. Muchos ciudadanos, algunos nacionalistas incluidos, estamos hartos ya de esta situación dictatorial. No nos dejan ser libres de pensar como queramos, se han aficionado a prohibir y multar. Todo ello, además de imponernos con lo que debemos o no emocionarnos. Mientras, poco hacen por los más de 700.000 parados que contamos en nuestro haber, los altos índices de delincuencia de los que hacemos gala o las numerosas familias que no llegan a final de mes, por citar algunas de las realidades que sí vivimos los catalanes.

Personalmente no soy miembro de la UTYAC, pero hay que reconocer que la iniciativa era totalmente lógica y justa. Si gente que no está de acuerdo con el toreo tiene el derecho a manifestarse en las plazas de toros, a insultar y agredir a los aficionados, ante la pasividad de las fuerzas de orden público, ¿por qué los taurinos no tienen derecho a hacer lo propio pacíficamente ante quien les ha coartado su libertad?
Como catalán, espero que el próximo día 28 la sociedad de una lección a estos tipos que pretenden instaurar un nacionalismo digno de El Bombero Torero (con todos mis respetos a los profesionales que actúan en este espectáculo).

Por cierto, que tras ver unas pancartas contra la reciente visita del Papa en Barcelona (que eso sí está de moda), me sumo al slogan: “Señor Mas (CIU), yo no te espero”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando