Temporada Grande

Gloria para El Zapata y oreja para Diego Ventura en La México

El mexicano corta tres orejas y cae herido mientras que Diego Ventura paseó un apéndice
Pedro Manrique
lunes 27 de febrero de 2012

Oreja a la variedad de El Zapata y ovación a las clásicas maneras de Fermín Rivera.

VEA EL VÍDEO RESUMEN DEL FESTEJO

VEA LAS FOTOS DE LA CORRIDA DE HOY EN LA MÉXICO

Terna de mujeres para el próximo domingo

Diego Ventura ha congregado una buena entrada de público en la que está siendo su última tarde de la presente temporada americana. Arrancó su actuación en el toro que abrió plaza templando bien la embestida del toro de La Estancia con Buenavívora, con quien clavó dos rejones de castigo. Impresionante estuvo a lomos de Nazarí, caballo con el que enloqueció al público en los galopes de costado llevando cosidas las acometidas de Picazo, que así se llamaba el buen oponente del jinete hispanoluso. En un momento de la lidia fue desmontado del lomo de Cheke y, tras el susto, volvió de nuevo a la cara del toro para ejecutar varias piruetas muy vistosas. Cerró su labor con Califa, con el que clavó tres cortas y un par a dos manos en todo lo alto. Tardó el importante toro en doblar tras dejar medio rejón de muerte y el fallo con el descabello dejó sin trofeo al rejoneador, que fue ovacionado.

Ventura clavó dos rejones de castigo al cuarto montando a Buenavibra. Sacó después a Pegaso, con el que dejó dos banderillas toreando bein, con temple y buena doma. Subido a la yegua Milagro se adornó con vistosidad -el caballo ejecutó la reverencia ante el de La Estancia- y clavó después con acierto con el albino Remate, que se ganó el calor del público con el balancín y alguna levada. Epilogó su obra con Califa, ya con el toro parado, con varias cortas y adornos como el del teléfono u otros dejando su sombrero cordobés en la testuz del toro. Pinchó una vez antes de dejar un efectivo rejón de muerte. Paseó una oreja.

Lucido con el capote anduvo Uriel Moreno “El Zapata” con el que hizo segundo, al que llevó al caballo galleando por chicuelinas y realizó el quite del imposible. Con los palos clavó tres pares en uno -primero el par monumental, después otro al violín y, todo seguido, otro cuarteando- armando un auténtico alboroto tras el cual fue obligado a dar la vuelta al ruedo. Brindó su faena de muleta al público y arrancó otra vez con la arriesgada suerte del imposible. El de Garfias llegó mermado de facultades al último tercio y perdió las manos en varios pasajes de la faena desluciendo la labor del mexicano, que además tuvo que luchar contra el corto viaje de la res. A pesar de ello, dejó muletazos de muy distintas marcas dentro de un conjunto muy entregado. Hubo decisión en la hora de la suerte suprema, rodó el de Garfias sin puntilla y el torero fue premiado con un trofeo.

Buenas aunque un tanto frías maneras exhibió con capote y muleta Fermín Rivera en el tercero. La faena nunca llegó a calentar a los tendidos pero, a pesar de todo, en algunos momentos contó con muletazos buenos. El toro, con complicaciones, no terminó de colaborar con el lucimiento de Rivera, que fue ovacionado.

Salió decidido con el quinto El Zapata saludando a su oponente con vistosos faroles de rodillas. Con los palos formó otro auténtico lío, especialmente en un par al quiebro y otro al violín. Tras un inicio templado, El Zapata se confió en un muletazo por la espalda resultando herido en la cara posterior del muslo izquierdo. A pesar del percance, el mexicano tiró de arrojo, coraje y amor propio y volvió a la cara del toro para ejecutar dos series cargadas de emotividad ya que mostraba claros síntomas de dolor. Tras una gran estocada el público le otorgó las dos orejas. Tras dar la vuelta al ruedo, pasó a la enfermería donde fue atendido y trasladado al hospital. Al parecer, El Zapata sufre una cornada limpia de entre 20-25 centímetros de profundidad.

Tampoco tuvo suerte Fermín Rivera con el segundo de su lote, un ejemplar que embistió descompuesto y que además no anduvo sobrado de fuerzas llegando a perder las manos en alguna ocasión. Optó por abreviar. Con el sobrero de regalo, de la ganadería de Marco Garfias, resultó feamente cogido aunque afortunadamente sin consecuencias cuando ejecutaba un quite por chicuelinas. El torero azteca mostró su disposición y ganas en una faena entregada y de gran firmeza. El descabello le privó de un posible trofeo.

México D.F. (México), 26 de febrero de 2012. Toros de La Estancia, para rejones, y Marco Garfias. 1º) Bueno. 2º) y 4º) A menos. 3º y 5º) Complicado. 6º) Descastado y flojo. 7º), como sobrero de regalo, desclasado y brusco. El rejoneador DIEGO VENTURA: Ovación con saludos y oreja; EL ZAPATA: Oreja y dos orejas; FERMÍN RIVERA: Ovación con saludos, silencio y palmas en el sobrero de regalo. Entrada: Menos de media. Al término del paseíllo se obsequió con una placa al doctor Rafael Vázquez Bayod por sus quince años de trabajo al frente de la enfermería de la plaza. El subalterno Alberto Preciado se cortó la coleta y dio una muy sentida vuelta al ruedo de despedida.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando