Madrid. Feria de Otoño
(Foto: Javier Arroyo)(Foto: Javier Arroyo)

Juan Mora resucita el toreo de siempre

Redacción APLAUSOS
miércoles 06 de octubre de 2010

Tres orejas ha cortado el diestro de Plasencia en una tarde en la que rememoró el toreo de antaño. Curro Díaz y Morenito de Aranda tampoco se han ido de vacío en una de las tardes más emotivas y completas de los últimos años en Las Ventas.

VEA EL VÍDEO RESUMEN DEL FESTEJO

No comenzó mal la tarde. Dos orejas cortó Juan Mora en el primero. Madrid se entregó con únicamente dos series y una gran estocada. Pero… ¡qué dos series de toreo al natural!. Llenas de majestusidad, empaque, naturalidad, desmayo… y un natural que duró una eternidad y que hizo levantar a un público emocionado con el torero. No fue fácil el toro, que no embestía nada franco, se cruzaba… incluso llegó a arrollar al banderillero Javier Palomeque. Juan Mora se entendió bien con el derecho, pero lo mejor llegaron en esas dos tandas de naturales. De pronto, al salir de la segunda, montó la espada que llevaba ya consigo y la hundió en todos los rubios del torero. El delirio. Y las dos orejas. Este toro se lo brindó a nuestro compañero Ignacio Álvarez Vara “Barquerito”. Manseó su segundo en los primeros compases. No se auguraba lucimiento pero el comienzo con la muleta dio esperanza. El toro era pegajoso, pero Mora lo entendió bien por ambos pitones, destacando otra vez el toreo al natural y los remates airosos, desmayados y toreros. La naturalidad y la firmeza de planta fueron siempre la tónica de las faenas. Mató de otra buena estocada y antes de caer, el toro lo levantó por los aires propinándole un puntazo en el muslo. Curro Díaz cortó una oreja en su segundo después de una faena de gran exposición. Estuvo valiente el torero en terrenos de cercanías ante un toro parado y agarrado al piso que tuvo que tirar mucho de él. Le fue arrancando los naturales, muy puros y sentidos y rubricó la labor con un soberbio espadazo. Antes, con su primero, habñia dejado una faena de detalles con dos buenas tandas sobre el pitón derecho. Morenito no había podido levantar el vuelo de su primera labor ante un toro noble pero que no transmitía en Madrid. No se quiso quedar atrás y se entregó y abandonó en el último toro de la tarde. Cargó siempre la suerte, acompañó los viejos con el cuerpo y toreó siempre con empaque y sentimiento. El toreo al natural, desgarrado y sentido, caló en la afición, al igual que los remates finales, con trincheras y desprecios, que tuvieron sabor y compás. La estocada se fue baja pero aún así, se le premió con la oreja. Toros de Torrealta, buenos en líneas generales y un 3º bis de Martín Lorca que salió al devolverse el tercero tras lesionarse en la lidia. JUAN MORA: Dos orejas y oreja; CURRO DÍAZ: Ovación con saludos y oreja; MORENITO DE ARANDA: Silencio y oreja. Entrada: Más de 3/4

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando