CRÓNICA CASTELLÓN

Castella, Manzanares y Talavante, oreja en el cierre de La Magdalena

Jorge Casals
domingo 10 de marzo de 2024
La terna se topó con un público benevolente que premió la voluntad de los tres toreros

Larga fue la faena de Sebastián Castella al toro que abrió la tarde, un animal enrazadito y algo temperamental, sin acabar de romper y entregarse. El francés puso empeño por sacar partido pero nunca cogió vuelo su faena, en la que también molestó el viento, ni llegó a los tendidos. Labor de largo metraje y poco eco. Mató de media estocada al encuentro y dos descabellos, siendo ovacionado.

El cuarto, muy en el tipo del Puerto, fue un buen toro. La humillación, la nobleza y la fijeza fueron virtudes que aprovechó el francés, que de nuevo se pasó de faena y le sonó un aviso toreando. Tuvo el toro ese punto propio del encaste de salirse suelto, pero cuando lo enceló Castella en la muleta, persiguió el engaño con profundidad. Sebastián comenzó su faena de muleta con las dos rodillas en el suelo, toreando en redondo con naturalidad. Luego llegaron momentos muy templados, y un arrimón final, antes de rematar con bernadinas y una media estocada, que le valió la oreja.

También de largo metraje resultó la faena de Manzanares al segundo de la tarde. Demasiados tiempos muertos y excesivo tiempo delante de la cara del toro. El de La Ventana nunca acabó de humillar y manzanares rehiló los muletazos sin soltar, dejando la franela en la cara. Labor discreta. Se desmonteró Diego Vicente.

El quinto fue aplaudido de salida por su romana. Apretado de carnes, pesaba lo suyo, 572 kilos. Y lo acusó. Blando de manos y de poca fuerza, Manzanares le dio un trato exquisito. A la suavidad de las primeras tandas, sin toques ni tirones, le siguieron otras donde bajó mucho la mano, toreando a placer. El del Puerto, que tuvo calidad y buen son, dejó al alicantino sentirse en muletazos despaciosos. La gran estocada en la suerte de recibo valió por sí sola la oreja que le otorgó el palco.

Por encima de las condiciones del tercero estuvo Alejandro Talavante. Sin acabar de humillar, El de La Ventana del Puerto se movió con nobleza, pero sin decir mucho, así que el extremeño le puso la chispa que le faltaba al animal. Pudo al toro con los vuelos a pesar del aire y llevó bien templada la embestida. Una buena estocada en el sitio le valió para cortar una oreja.

El sexto se dio un chocazo de salida contra un burladero y cayó a plomo, siendo apuntillado en el mismo ruedo. Salió un sobrero de Puerto de San Lorenzo, el más ofensivo de todo el encierro. Tuvo trapío el toro. Tenía buen son el toro y galopó en banderillas, desmonterándose Javier Ambel. Pero una fea voltereta en el inicio de faena dejó lastimado al animal y se quedó aplomado. Lo intentó Talavante pero fue imposible.

Plaza de toros de Castellón. Domingo, 10 de marzo de 2024. Última de la Feria de la Magdalena. Cuatro toros de Puerto de San Lorenzo (1º, 4º, 5º y 6º bis) y dos de La Ventana del Puerto (2º y 3º), bien presentados y nobles. Sebastián Castella, ovación con saludos tras aviso y oreja tras dos avisos; José María Manzanares, ovación con saludos y oreja; y Alejandro Talavante, oreja y silencio. Entrada: Casi tres cuartos. Detalles: Se desmonteraron Diego Vicente en el 2º y Javier Ambel tras parear al sexto.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando