DECLARACIONES

Manolo de los Reyes, 56 puntos en la cabeza y múltiples fracturas tras ser cogido en el campo por un semental

Koldo Larrea
lunes 06 de mayo de 2024
"Podía haber sido un puntillazo para siempre, pero, dentro de lo grave, he tenido suerte”, afirma tras resultar herido en su finca de Navarra

Sucedió hace ocho días. Manolo de los Reyes, veterano matador de toros, de 76 años, se disponía a embarcar un par de becerras en su finca navarra de Rada. De pronto, el semental que tenía, de once años, al que crió a biberón, se le arrancó y le cogió angustiosamente. “Se cebó con él y lo llevó arrastrando quince metros. Menos mal que estaba un chaval, que se lo quitó de encima. Y que tenía lo pitones arreglados; si no, lo atraviesa”, ha explicado a APLAUSOS esta tarde su hijo, del mismo nombre, reconocido banderillero y pastor de los encierros de San Fermín.

Según la misma fuente, rápidamente llevaron al herido a urgencias de Caparroso y de ahí fue trasladado a Pamplona, donde le realizaron todas las pruebas y le apreciaron rotura de tres costillas, de la cervical 6, de la lumbar 6; además necesitó de 56 puntos en la cabeza.

El semental, de procedencia Domecq, fue llevado el jueves al matadero. Pesó en canal 397 kilos; es decir, unos 700 kilos en vivo. Al herido le han llevado hoy a su domicilio, a la espera de una operación que tendrá lugar la semana que viene.

Manolo de los Reyes padre todavía ha mostrado fuerza para hablar. “Tengo que andar con un cuidado enorme, sobre todo por la cervical. Me han enviado a casa pero me tienen que operar la semana que viene. Esto es lo que dan los toros. Podía haber sido un puntillazo para siempre, pero, dentro de lo grave, he tenido suerte”, ha asegurado.

De los Reyes nació en Sanlúcar de Barrameda el 21 de febrero de 1948 pero se trasladó a Navarra con parte de su familia cuando tenía 14 años. Tomó la alternativa en Tolosa el 24 de junio de 1973, apadrinado por Curro Girón y con Gabriel de la Casa como testigo de la ceremonia; se lidiaron cinco toros de Lucio Muriel y uno de Filiberto Sánchez.

Confirmó la alternativa en Madrid, el 30 de agosto de 1981; Ricardo Chibanga le cedió la muerte del toro Picudo, de la vacada de Infante da Camara, en un espectáculo en el que tomaron parte los rejoneadores Joaquín Moreno Silva y José Varela Crujo.

En septiembre de 1982 resultó gravemente herido cuando, como director de lidia, actuaba en una capea en Cirauqui (Navarra). Una de las reses, de salida, le empitonó por la axila izquierda. El cuerno penetró hasta unos milímetros antes del pulmón, que, por fortuna, no resultó afectado.

Fundador, director y maestro de la Escuela Taurina de Navarra, se vistió de luces por última vez en 1984.

Manolo de los Reyes, en una charla la pasada temporada en Sanlúcar

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando