TAL DÍA ESTA SEMANA (21 de abril de 1985)
(Foto: Arjona)(Foto: Arjona)

Manzanares embruja a la Maestranza de Sevilla

Aplausos.es
miércoles 16 de junio de 2010

Sucedió el 21 de abril de 1985. El torero de Alicante cuajó y cortó las dos orejas a “Perezoso”, un gran ejemplar de Torrestrella.

“Manzanares templó hasta el aire”, titulaba la crónica del festejo Filiberto Mira en APLAUSOS. El maestro alicantino bordó el toreo ante un bravo y noble animal de Torrestrella. Ese día, según reza la crónica, don Álvaro Domecq echó en la Maestranza un encierro de trapío “muy sevillano” y de gran juego en general. “Alegres y enrazados en el primer tercio. Muy nobles, con abundancia de clase cuatro de ellos, especialmente el cuarto y quinto dieron superior juego. Un gran triunfo ganadero de don Álvaro Domecq y Díez”, escribía Filiberto Mira.

El recordado crítico taurino, tras valorar las actuaciones de Curro Durán, sin suerte, y Emilio Muñoz, que “volvió a sonreír” después de obtener una oreja, decía del torero de Alicante: “Manzanares es punto y aparte. Maestro del mejor de los estilos. Todo lo hermoso que el toreo en cuanto de arte pueda contener en la poesía de su capote y en la melodía de su muleta. Una maravilla para deleite de Sevilla la perfumada faena que le hizo al noble plateado que abrió plaza. Sólo desentonó el riguroso aviso que sonó justo en el momento que el casi ensabanado doblaba. Vuelta para el de Alicante que me pareció escaso premio”.

Sobre la faena al segundo de su lote, firmaba: “En el cuarto (magnífico toro, sólo tuvo de falso su nombre de “Perezoso”), ha estado sensacional Manzanares. Al cuarto pase resonó la música y al octavo la plaza estaba en pie. Treinta muletazos ligados, inspirados, bellísimos. Así sólo han toreado los grandes en arte en trance de inspiración gloriosa. Las dos orejas y la estocada en la cruz. Faenón en el que Manzanares templó hasta el viento”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando

FERIA DE JULIO

En Valencia, el bravo fue Samuel Navalón

En Valencia, el bravo fue Samuel Navalón

El novillero de Ayora corta la única oreja y da muestras de su sobrada capacidad; gran ambiente en los tendidos en una tarde condicionada por la descastada novillada de Núñez de Tarifa

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando