www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

Escuelas y artistas

No se sabe bien por qué, y habrá por tanto que averiguarlo, la mayoría de las escuelas de tauromaquia han perdido últimamente peso, presencia y prestigio. Perder esas tres cosas es señal de decadencia. O al menos, un síntoma alarmante. Se habla de las escuelas dotadas de subvención pública y no de las contadas escuelas privadas que todavía admiten aprendices y aspirantes, ni de los concursos que con grandes desvelos organizan y celebran patrocinadores desinteresados. En Portugal, en Francia y en España.

Lea el artículo completo en su Revista APLAUSOS