www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

Muy buenas notas

Los sanfermines son cortos e intensos. Como las carreras del encierro. Solo la corrida de Miura pasó de los tres minutos. Se rezagó uno de los dos toros salineros del envío, se ensañó con un joven corredor australiano, estuvo a punto de volverse -es decir, de tomar el camino de retorno, y habría sido trágico- y no se dejó envolver hasta que no llegaron los bueyes de escoba tan providenciales. Se dan premios en Pamplona al toro de más sabrosas carnes, a los más raudos en el encierro. Y a los más bravos también. Son de implantación más o menos reciente el premio del torero triunfador, al mejor toreo al natural, la estocada, el par de banderillas, el puyazo, el detalle para el recuerdo y blablablá. El mayoral de la ganadería premiada por la Casa de Mise­ricordia se lleva un premio en metálico. Fernando Pizarro, el mayoral de Dolores Aguirre, recibió la bolsa porque la de Dolores fue la corrida premiada en 2013. Compareció María Isabel Aguirre y Fernando Pizarro pretendió repartir con ella el premio. No fue de farol.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS