www.aplausos.es

FERIA DE FALLAS

Diego Carretero, oreja, gusta en su debut en Valencia

El manchego logra los pasajes de mayor calidad de la tarde y cuaja sendas faenas plenas de personalidad y de clásico concepto

Tarde desapacible, muy condicionada por el viento, en la que se lidió una buena novillada de El Parralejo, con tres utreros de nota.

FOTOS DE ARJONA DEL FESTEJO

VÍDEO RESUMEN DEL FESTEJO

LA OPINIÓN DE MORA: “Quieto y serio, como los molinos”

Fotos: ARJONA

Se apresuraron los operarios de la plaza en adecuar un ruedo muy afectado por las intensas lluvias. Pasadas las cinco, arrancaba el paseíllo. Muy desapacible el tiempo. El frío ambiente se encargó de calentarlo Leo Valadez con un primer novillo de buena condición, noble, con movilidad y transmisión. El mexicano, muy molestado por el fuerte viento, se mostró animoso, conectando con los tendidos por momentos, dentro de una labor con altibajos. Disposición y mérito de Valadez, que se sobrepuso a los elementos. Estocada entera y trasera. Sonó un aviso, un golpe de descabello, siendo ovacionado. El cuarto tuvo hechuras y volumen de toro, por encima de los 530 kilos. Por lopecinas el quite de Leo Valadez, que brindó al respetable una faena dispuesta aunque falta de ligazón ante un utrero de buena condición y que exigió tirar mucho de sus embestidas. De uno en uno lo consiguió por momentos el azteca dentro de una labor sin continuidad.

PERSONALIDAD DE DIEGO CARRETERO

Diego Carretero gustó en su presentación en Valencia. El novillero de Hellín mostró sus buenas formas y concepto clásico. Una serie al natural, de muleta rastrera, reunión y exquisito temple, fue sobresaliente. El de El Parralejo embistió con profundidad y calidad por el pitón izquierdo. De viaje más corto por el derecho. Notable la puesta en escena, quiso hacer todo con suavidad, siempre que el viento le dejó. Firmeza, quietud y temple. Un final con ayudados por alto ligados a un dobló y el de pecho tuvieron personalidad y gusto. Su único borrón fue la espada, se le fue muy abajo la mano, perdiendo toda la opción de tocar pelo.

El quinto, de 532 kilos, fue otro "toro" por el volumen, el cuajo y la hondura. Volvió a dejar buenas sensaciones el manchego, que construyó una faena inteligente, bien resuelta, en la que tiró del novillo con suavidad y pulso de nuevo al natural. Paciente y sereno Carretero, le buscó las vueltas a su oponente en un tramo final en la corta distancia: un circular invertido completo, de pitón a rabo. Pisó con seguridad terrenos de compromiso, dejándose llegar mucho al novillo. El remate de la estocada entera y la oreja fue justo premio a su tarde.

Brindó Jorge Rico el novillo de su presentación en Valencia a Francisco José Palazón. El alicantino firmó una labor entusiasta, dispuesta y entregada aunque desigual. Intercaló momentos menos lucidos con otros más estimables como una serie sobre la derecha templada y ligada. Anduvo mal con la espada. El sexto, muy castigado en varas, se movió pero lo hizo descompuesto y sin ritmo pese a que desarrolló nobleza. Voluntad de Jorge Rico en una labor intrascendente. No anduvo acertado de nuevo con los aceros.

Valencia, lunes 13 de marzo de 2017. Cuarta de Fallas. Novillos de El Parralejo, bien presentados, cuarto y quinto con volumen, cuajo y hondura, por encima de los 530 kilos. De buen juego en líneas generales, destacando 1º, 2º y 3º especialmente. El 4º, más exigente. El 5º, noble y manejable. Más descompuesto el 6º. Leo Valadez, ovación con saludos tras aviso y silencio; Diego Carretero, vuelta al ruedo tras petición y oreja; Jorge Rico, silencio tras dos avisos y silencio tras aviso. Entrada: Menos de un cuarto.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti