www.aplausos.es

FERIA DE SAN ISIDRO

Magisterio total de Ventura: puerta grande

El rejoneador de La Puebla sale en hombros de Las Ventas por decimotercera ocasión en su carrera tras cortar dos orejas de una noble aunque desrazada corrida de Los Espartales

sábado 20 de mayo de 2017, 17:33h

Fotos: Plaza 1

Diego Ventura logra su decimotercera puerta grande en Las Ventas y la primera salida a hombros de la feria de San Isidro. El jinete de La Puebla dejó una primera labor basada en un extraordinario toreo a lomos de Nazarí frente a un toro manejable y noble que tuvo fijeza y un celo que supo administrar el de La Puebla de manera magistral. Continuó de forma explosiva sobre Fino, pisando terrenos, haciendo la suerte con frontales y saliendo con espectaculares piruetas. Carrusel de cortas sobre Remate. Pinchazo y rejonazo fulminante. Otra gran faena de Ventura la que cuajó frente al quinto a lomos de Sueño, un caballo con el que ralentizó el toreo en galopes, templanzas, ligando en un palmo y ajustádose por los adentros. Clamoroso. Sobre Chalana volvió a lucirse en ejecuciones inverosímiles, siempre a pitón contrario. Labor emotiva e intensa, muy ligada. Acabó con cortas al violín sobre Remate. Pinchazo y rejón contrario. Otra oreja.

Manejable el primer toro de Los Espartales, que tuvo nobleza aunque careció de raza. Solvente y dinámico Andy Cartagena, que cuajó una faena vistosa y dispuesta a lomos del apalusa Picasso. Buenas banderillas en un segundo tercio muy ligado. Falló con el rejon de muerte y se silencio su actuación. Se emplazó el cuarto, con el que Andy Cartagena tiró de repertorio y recursos para tapar con su cuadra la poca transmisión del animal. Los efectos especiales, sobre Luminoso, al que puso de manos, recorriendo así la plaza; y las rosas sobre Pinta, lo mejor de una actuación meritoria rematada de un rejón. Ovación con saludos tras leve petición.

Manseó el tercero, que fue un toro deslucido y aplomado. Estuvo por encima un entregado Leonardo Hernández que se lució sobre Calimocho y Xarope. Labor sin brillantez por la nula colaboración del toro de Los Espartales. Una ovación consiguió en el quinto, un toro deslucido y manso con el que el extremeño logró remontar el ambiente tirando de recursos a lomos de Despacio, con el que a base de darle distancia al toro y reuniéndose con él en los medios, colocó lucidas banderillas. Podia haber cortado una oreja de no fallar con los aceros, con un rejonazo deslucido.

Las Ventas (Madrid). Sábado, 20 de mayo de 2017. Novena de abono. Toros de Los Espartales, nobles pero carentes de raza y empuje. Andy Cartagena, silencio y ovación con saludos tras leve petición; Diego Ventura, oreja en ambos; y Leonardo Hernández, ovación con saludos y ovación. Entrada: Lleno de "No hay billetes".