www.aplausos.es

La página de Manolo Molés

La seriedad sí es rentable

La penúltima gran familia de taurinos es la de los Lozano. Gente con trabajo, talante y no escasos de talento. Ese Pablo, la Muleta de Castilla, no solo fue un buen torero, seco, castellano y hondo, sino que además supo explicar su tauromaquia a toreros de muy distinto corte. Desde Manzanares padre, desde Palomo, que en paz descanse, hasta llegar a la actualidad con Julián López “El Juli” y Diego Ventura. Por cierto: yo creo que si hay algo casi imposible en este mundo del toro es que algún día, pese a que lo lleven los Lozano, volvamos a ver juntos en una plaza a don Pablo Hermoso de Mendoza y don Diego Ventura. El don lo llevaban en tiempos no tan lejanos todos los caballeros rejoneadores. Y es una lástima que los dos grandes, Pablo y Diego, no hagan algo para que veamos ese mano a mano en el que no iba a perder ninguno de los dos y en el que iba a ganar la Fiesta. Pero solo ellos saben cuál es el veneno que envenenó esa relación y nos deja sin ese Real Madrid-Barça (o Atlético de Madrid, perdón) o el equipo que más les guste, porque tengo que nombrar también al Levante de Valencia, cuyo estadio está cerca de la mejor horchata de este país y en el que jugó (costó un pastón) Johan Cruyff, y del que es socio irredento el director de este semanario. Nadie es perfecto… Pero volviendo a lo serio: ese mano a mano es una lástima que no sea realidad e incluso habitual. En fin…

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2137 para todas las plataformas en Kiosko y Más

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2137

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2137 para iPad

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2137 para Android