www.aplausos.es

FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS

Colombo, vuelta al ruedo, salva el deslucido festejo en Lima

El venezolano perdió mayor premio con la espada; y Jerónimo, Luis Bolívar, Paco Ramos, Luis López y Rafa Serna se marcharon de vacío

domingo 17 de noviembre de 2019, 21:40h

Jerónimo confirmó su alternativa de manos de Rafa Serna y con Jesús Enrique Colombo como testigo. El toro de la ceremonia, de nombre Constante, abanto de salida, resultó distraído y mirón hasta el final de su lidia. Lo mejor del mexicano fue el quite por navarras que instrumentó en el primer tercio. Después, el de Santa Rosa llevó la cara alta en banderillas y en la muleta. Jerónimo lo toreó a media altura, mostrando algunas dudas. Anduvo más centrado al natural, haciendo embestir algo más al soso animal. Mató de dos pinchazos y una estocada y fue silenciado.

El segundo, de Apóstol Santiago, punteó de salida las telas de Luis Bolívar, que pugnó con el animal en el último tercio. El animal, sin clase, llevó la cara alta y, al menor descuido, hizo por el torero. El colombiano lo lidió con oficio y lo pasaportó de una estocada atravesada y caída.

Paco Ramos confirmó su alternativa de manos de Jerónimo y en presencia de Bolívar. Lidió al toro Obstinado, de Santa Rosa, protestado de salida por su mala presencia pero que tomó los engaños con transmisión y codicia aunque cabeceando en exceso. El castellonense anduvo bien, destacando en un quite por chicuelinas, pero las embestidas descompuestas -faltas de clase, en definitiva- le impidieron redondear las series con la muleta. Mató de dos viajes y fue silenciado.

El torero nacional Luis López confirmó su doctorado de manos de Jerónimo, con Luis Bolívar como testigo. Lidió al toro Gitano, que se coló de salida por el pitón derecho y cobró dos puyazos fuertes. No se dejó banderillear el toro, que en la muleta no tuvo un pase, recortando y colándose descaradamente por los dos lados. El diestro se eternizó con el descabello y acabaron sonando los tres avisos, aunque el animal terminó echándose justo cuando sonó el tercer recado presidencial.

Manso de salida, el quinto se ciñó, frenó, midió y llevó la cara alta en los primeros compases de su lidia. Castigado fuerte en el caballo, resultó difícil en banderillas y llegó a la muleta parado e incierto. Abrevió con él Rafa Serna, que mató de tres pinchazos y estocada, siendo silenciado.

El venezolano Jesús Enrique Colombo dio la vuelta al ruedo y perdió los trofeos con la espada tras lidiar al sexto, de Santa Rosa, el mejor toro del encierro, con movilidad, repetición y transmisión. Lo saludó Colombo intercalando verónicas y chicuelinas. Galló por chicuelo para dejar puesto al toro ante el caballo, quitando después por caleserinas. Banderilleó con espectacularidad, poniendo a la gente en pie, y abrió su trasteo muleteril en los medios y de rodillas. Los muletazos surgieron largos por el pitón derecho, pero el toro fue perdiendo fuerza y la labor bajó de intensidad al natural. Subió de nuevo el tono a derechas en un conjunto más emocionante que con fondo. Acabó con bernadinas y alguna arrucina antes de matar de dos pinchazos y estocada.

Lima (Perú), domingo 17 de noviembre de 2019. Tercera corrida de la Feria del Señor de los Milagros. Encuentro de las Naciones. Toros de Santa Rosa (1º, 3º y 6º) y Apóstol Santiago (2º, 4º y 5º). Desiguales de presencia y de juego deslucido salvo el buen 6º. Jerónimo, silencio; Luis Bolívar, silencio; Paco Ramos, silencio; Luis López, pitos tras tres avisos; Rafa Serna, silencio; y Jesús Enrique Colombo, vuelta al ruedo. Entrada: Media plaza. Se guardó un minuto de silencio en memoria del banderillero Carlos Tovar. Jerónimo confirmó su alternativa con Constante, nº 374, negro, de 555 kilos y del hierro de Santa Rosa. Paco Ramos confirmó con Obstinado, nº 419, negro, de 466 kilos y del hierro de Santa Rosa. Luis López hizo lo propio con Gitano, nº 13, negro bragado salpicado, de 590 kilos y del hierro de Apóstol Santiago.