Madrid. Feria de San Isidro
Padilla a punto estuvo de cortar una oreja. (Foto: J.R.Lozano)Padilla a punto estuvo de cortar una oreja. (Foto: J.R.Lozano)

Padilla e Iván García, al natural

Redacción APLAUSOS
jueves 27 de mayo de 2010

Ambos toreros ofrecen con la mano zurda los pasajes más destacados de un festejo en el que se lidió un descastado encierro de Samuel Flores que tuvo como únicos ejemplares manejables los lidiados en cuarto y sexto lugar. Encabo, sin opciones ante un lote imposible.

VEA EL VIDEO RESUMEN DEL FESTEJO

Lo mejor del festejo llegó con Juan José Padilla e Iván García toreando al natural con la mano zurda. Ambos diestros protagonizaron, durante la lidia del cuarto y del sexto toro, respectivamente, los dos astados que más se dejaron en el último tercio, los momentos más brillantes de un festejo aburrido en líneas generales debido a la mansedumbre y falta de casta del encierro de Samuel Flores.

Padilla, que regresaba a Las Ventas tras cuatro años de ausencia, estuvo cerca de cortar una oreja del cuarto toro, un animal mansito, que se metía un poco por dentro por el pitón derecho pero que embestía con nobleza por el izquierdo. Por ahí el jerezano, que recibió al toro con tres largas cambiadas en el tercio y dejó al toro en suerte a Montoliu para que picara con brillantez en la segunda entrada, endilgó varios naturales que, siempre desde su particular concepto del toreo, resultaron templados y con cierto gusto. La estocada cayó desprendida y posiblemente por eso la petición se quedó un tanto justa y el presidente optó por no conceder el trofeo. Antes, con el noble, flojo y falto de emoción toro que abrió plaza, que brindó a Diego Robles, no le dejaron hacer faena y anduvo efectivo con la espada.

La otra faena destacada del festejo llevó la firma de Iván García, que corrió bien la mano al natural con el ejemplar que cerró plaza, un toro que embestía bien por ese lado cuando se le hacían bien las cosas. Y García, sobre todo de mitad de faena en adelante, las hizo y dejó los mejores muletazos del festejo. A base de dar sitio, espacio y tiempo al toro, el de Samuel se vino arriba y embistió con calidad para que el de Móstoles demostrara que todavía está vivo y se puede contar con él. Mató de estocada e, incomprensiblemente, sólo sonaron algunas palmas a su actuación. Con su primero, un toro que se movió con nobleza por momentos, no terminó de concretar faena y fue silenciado.

Luis Miguel Encabo tuvo un lote infame. Su primero, que volteó de fea manera a Julio Campano, fue un manso de libro; y su segundo, un ejemplar de enorme seriedad, pareció estar reparado de la vista y embistió sin ninguna clase. Ante semejante material, pasó de puntillas.

Madrid, 26 de mayo de 2010. Toros de Samuel Flores, bien presentados y de poco juego, salvo el 4º y el 6º. 1º) Noble, de poca fuerza y sin emoción. 2º) Manso. 3º) Manejable. 4º) Mansito pero manejable. 5º) Deslucido. 6º) Manejable. JUAN JOSÉ PADILLA: Silencio y ovación tras petición; LUIS MIGUEL ENCABO: Silencio y silencio; IVÁN GARCÍA: Silencio y palmas. Entrada: Lleno.

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando

LA MEDIA

Roca Rey, el enemigo a batir

Roca Rey, el enemigo a batir

El peruano echó una tarde sensacional en Sevilla con la corrida de Victorino que muchos no quisieron ver pero el sol no se puede tapar con un dedo

Cargando
Cargando
Cargando