México. Temporada Grande
(Foto: Tadeo Alcina)(Foto: Tadeo Alcina)

Sebastián Castella y Juan Pablo Sánchez, orejas sobre la bocina

Los dos lograron tocar pelo en sendos sobreros de regalo
Pedro Manrique
miércoles 14 de noviembre de 2012

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE TADEO ALCINA DEL FESTEJO

VEA EL VÍDEO RESUMEN DEL FESTEJO

Juan Pablo Sánchez también regaló un sobrero, un serio y astifino astado de Los Ébanos. No se quiso quedar atrás y puso todos su arrestos y su ambición sobre el tapete del ruedo del Embudo. Otra vez volvió a templar el diestro con mucho gusto en una faena en la que hubo acople con el toro. Determinación hasta el final y ambición de torero joven con ganas de ser alguien en la Fiesta. Mató de una buena estocada que le valió sin duda una oreja bien ganada. Saludó en banderillas Gustavo Campos.

Castella regaló el sobrero, de la ganadería de Campo Real y las lanzas se tornaron cañas. El francés puso los tendidos de la Monumental al rojo vivo en el inicio de la faena de muleta. Esperó al toro en los medios para cambiarle el viaje por la espalda. Bueno el toro de Campol Real, que tuvo calidad, temple y buen son. A Castella se le vio con ganas y disfrutando de la brava embestida del toro. La faena tuvo reunión, temple, variedad y conexión con el público. Los naturales, erguida la figura, tuvieron sabor, largura y mucha despaciosidad. Todo bajo una firmeza y seguridad encomiables. Mató de una estocada algo desprendida que requirió de un golpe de la cruceta.

El toro fue premiado con el arrastre lento. Saludó en banderillas Luis Castañeda.

El sexto fue un toro muy agarrado al piso, sin recorrido ni entrega, que imposibilitó que su matador Juan Pablo Sánchez obtuviera lucimiento alguno. Lo intentó por todos los medios pero la faena nunca tuvo el eco esperado. Tampoco estuvo muy acertado con la espada.

Muy poco le duró el quinto a Castella, que se estrelló con un astado parado, incierto, con genio y siempre a la defensiva. El francés se dobló con él en una faena de aliño y buscó pronto la espada, aunque le costó mucho matarlo. Pinchó de manera reiterada con espada y descabello.

Zotoluco no pudo encontrar el triunfo en la incómoda embestida del cuarto, un ejemplar que no se empleó en ningún momento, con un recorrido áspero y al que le faltó clase y nobleza. Eulalio lo intentó por todos los medios con pundonor. Mató de una buena estocada arriba que tuvo un efecto fulminante y que a la postre fue lo mejor de su actuación. Hubo petición de oreja por la importante estocada, que desestimó el juez de plaza. Saludó en banderillas Cristian Sánchez.

La disposición y el empeño por triunfar de Juan Pablo Sánchez hicieron que el joven torero hidrocálido aprovechara al máximo la flojedad del tercero de la tarde. El de Quirós embistió con poco fuelle, andando y muy despacio a la franela de Juan Pablo, que aguantó muy bien y supo pulsear a su contrario. Faena muy por encima del toro, en la que logró que el público entrara en conexión. Como el resto de sus compañeros, marró a espadas y perdió el premio.

Sebastián Castella se mostró muy por encima del primero de su lote, un astado al que le faltó fuerza y raza, condiciones que deslucieron su embestida. El francés pasó inédito en el capote, tercio en el que el toro salió muy abanto. Apenas lo picó el torero, aprovechando para la faena de muleta las pocas fuerzas que tenía. Porfió mucho con el de Qurós, en una faena encimista en la que los toques fuertes y la voz le ayudaron a provocar la embestida de un animal muy venido a menos. Algún pasaje suelto en una labor que nunca tomó vuelo y en la que hubo más voluntad que brillantez. Estuvo desafortunado con los aceros.

El que abrió plaza fue un toro con mucha clase de Bernaldo de Quirós. Aunque siempre pecó de escarbar entre tanda y tanda, el astado tomaba los engaños con mucha fijeza y bondad, humillando una infinidad a la poderosa muleta de Zotoluco. El torero lo toreó muy a gusto sobre ambos pitones, incluso se llegó a relajar en pasajes que tuvieron naturalidad y despaciosidad. Se le escapó el premio por culpa de la espada, que hundió el acero en el tercer intento.

Muy buena entrada registra la Monumental de México, cuya afición obligó a saludar a la terna tras acabar el paseíllo. Por cierto, no se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento del matador de toros Armando Montes.

México. Domingo, 11 de noviembre. Toros de Bernaldo de Quirós, blandos y de juego desigual; un sobrero de Monte : ZOTOLUCO: Ovación en ambos; SEBASTIÁN CASTELLA: Silencio tras aviso en ambos y una oreja en el de regalo; JUAN PABLO SÁNCHEZ: Ovación con saludos, silencio tras aviso y oreja. Entrada: Media plaza.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando