ECUADOR

Castella, Ricaurte y Colombo, triple puerta grande en Riobamba

Gonzalo Ruiz
domingo 26 de noviembre de 2023
Dos toros de indulto, uno de Ortuño y otro de Huagrahuasi, y dos premiados con la vuelta al ruedo en un festejo lleno de matices y variedad

Con la triunfal salida a hombros de la terna entre las ovaciones generales se saldó la corrida de toros celebrada en Riobamba, provincia de Chimborazo, en la serranía central del Ecuador.

Con un tercio de plaza en tarde fresca se lidiaron tres toros de Ortuño (el cuarto, indultado, y otro premiado con la vuelta al ruedo); dos toros de La Viña (uno de vuelta al redondel), y uno de Huagrahuasi, corrido en quinto lugar, indultado.

Sebastián Castella era nuevo en esta plaza, la Raúl Dávalos de Riobamba. Fue aplaudido al saludar a la verónica y tuvo que sortear al viento y consiguió algunos derechazos de buena factura. El toro no tenía una embestida igual a otra. El de La Viña mostró brusquedad por el pitón izquierdo.

En su segundo, de Ortuño, el diestro francés se lució con el capote recibiendo por verónicas atadas a chicuelinas. La embestida brava, noble, fija y con repetición del toro se expresó a las primeras de cambio con los doblones ceremoniosos y toreros. La templada faena de magistral factura se prodigó en varias series sobre ambas manos donde la clave estuvo en los cambios de mano cuando el toro, que humillaba, hacía el avión; eran armoniosas las series y en el momento justo Castella se echaba la muleta a la otra mano dando continuidad al toreo de la mejor catadura. Los derechazos y naturales fueron de calidad y temple superiores. El público pidió paulatinamente el indulto del gran toro Nómada, número 807, que volvió a la ganadería mientras Castella paseaba las dos orejas y el rabo entre los clamores de la gente.

Julio Ricaurte sorteó un gran lote. A su primero de Ortuño lo saludó por verónicas y manejó con entusiasmo por gaoneras apretadas. Tras doblarse con la muleta hizo una faena de buenos derechazos que lucían las virtudes del toro. Hubo naturales y muletazos en circular muy jaleados por el público. Remató con manoletinas rodilla en tierra y el toro le trompicó. Los ayudados por alto fueron el epílogo de la tarea muleteril de Ricaurte, que pinchó y dejó una estocada entera.

A por todas salió el torero de Riobamba en su segundo, de Huagrahuasi. Lo recibió con una larga cambiada y vibrantes verónicas y una media de cartel. Tras un tumbo impresionante al picador Israel Almeida, cuya espuela se enganchó en la correa del estribo mientras el varilarguero caía al callejón, el torero ecuatoriano tomó las banderillas y fue ovacionado en un cuarteo. Al ensayar un giro espectacular para colocar un par al violín, fue volteado aparatosamente. Convulsionó de fea manera y fue trasladado a la enfermería. Tras minutos de angustia volvió al ruedo y logró una celebrada labor con una faena llena de conexión y meritorios trazos tanto por el pitón derecho cuanto al natural. Poco a poco Ricaurte desmadejaba buenos muletazos, series entonadas y entusiasmo popular ante una embestida humillada de Forastero, número 5, al que la autoridad premió con el indulto y el torero, lleno de emoción y con lágrimas en los ojos, paseaba dos orejas simbólicas.

Jesús Enrique Colombo volvía a Ecuador y saludó al toro de La Viña con una larga y verónicas aplaudidas cosidas a chicuelinas. Un buen quite por chicuelinas rematadas con pinturera revolera fueron preámbulo al tercio de banderillas salpicado de cuarteos y un par al violín. La faena de muleta la inició por doblones, los muletazos en varias series con la mano derecha fueron más hondos y conseguidos y las pausas para que toro respire resultaron fundamentales. Tras varios momentos emotivos llegó el epílogo con toreros adornos y una estocada entera y caída. Dos orejas que paseó por el anillo junto con los ganaderos Mario Solano e hijo y vuelta a los despojos del bravo toro.

El torero venezolano salió con gran decisión al último, otro toro noble de Ortuño. Buenas verónicas de recibo, quite pinturero de chicuelinas al paso con serpentina de remate para llevar al toro a la cabalgadura. Quite por caleserinas. Nuevas ovaciones en el tercio de banderillas, especialidades de Colombo. Se dobló bien y ensaya otra faena con muletazos de todas las marcas y algunos templados momentos al derechazo y al natural. Cierre con aclamados circulares. Estocadón, dos orejas y vuelta al ruedo al toro.

Ricaurte, que había vuelo a la enfermería, salió para encaramarse a hombros con Castella y Colombo en un cierre triunfal de una corrida llena de matices y alegrías.

Riobamba (Ecuador), sábado 25 de noviembre de 2023. Toros de Ortuño (2º, 4º, Nómada, número 807, indultado; y 6º, premiado con la vuelta al ruedo), La Viña (1º y 3º, premiado con la vuelta al ruedo) y Huagrahuasi (5º, indultado, de nombre Forastero, número 5). Sebastián Castella, palmas y dos orejas y rabo simbólicos; Julio Ricaurte, silencio y dos orejas simbólicas; Jesús Enrique Colombo, dos orejas y dos orejas. Entrada: Un tercio.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando