La Revolera

Marisol “La Roja”

Paco Mora
viernes 17 de julio de 2015

Marisol “La Roja” es un aviso más de que el odio nubla la razón y de que a río revuelto, lo peor de cada casa al poder. Hace falta mucho odio para escribir las cosas que ha escrito la interfecta. Y lo malo es que llueve sobre mojado.

Marisol “La Roja”, así le gusta hacerse llamar a la prójima en cuestión, podemita concejala de Alicante que tuitea añorando ver caer bombas en los tendidos de la plazas de toros y sueña con subvencionar asesinatos de políticos. Así como suena. Cuando uno se entera de que este pobre país puede llegar a estar gobernado por desequilibrados/as así le recorre un escalofrío desde la rabadilla a la nuca. Pero cuando visiona un vídeo en el que “La Roja” en cuestión se mueve como si tuviera el baile de San Vitor balbuceando memeces y sinsentidos, se percata uno de que se trata de una enajenada mental con el ego putrefacto, y solo es capaz de sentir lástima por ella y por los que han sido capaces de ponerla en una lista electoral que la podía llevar, como la ha llevado, a tener un cargo público en una bella y privilegiada ciudad como la capital de la terreta.

Marisol “La Roja” es un aviso más de que el odio nubla la razón y de que a río revuelto, lo peor de cada casa al poder. Hace falta mucho odio para escribir las cosas que ha escrito la interfecta. Y lo malo es que llueve sobre mojado. Ahí están las joyas de que se han rodeado la alcaldesa Carmena de Madrid y la Colau de Barcelona. Que si seis millones de judíos caben en el cenicero de un seiscientos, que si la pornografía alternativa y la meada fuera del tiesto a “chichi” espatarrado… Vamos, la flor y nata de la ciudadanía al poder. Caer en manos de gentuza así puede ser letal para un pueblo, ciudad o nación. Y que nadie cometa la estupidez de darme a escoger entre los chorizos enriquecidos a la sombra del poder o estos energúmenos, porque lo mando a la mierda sin encomendarme a Dios ni al Diablo. ¿O es que acaso no hay otras alternativas más decentes?

Ojo que si gente como “La Roja” pudieran, algún día nos gaseaban por ser aficionados a los toros, como Hitler gaseó a los judíos. Porque no nos dejemos engañar; esa elementa no es roja, como no lo es el concejal de la jueza Carmena… ¡Son nazis! Lo del rojerío se lo han inventado para disimular y pillarnos mirando para otro lado.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando