www.aplausos.es

FERIA DE ABRIL

Pepe Moral roza la Puerta del Príncipe en Sevilla

El público pidió el segundo trofeo en el quinto pero el palco presidencial decidió que una era suficiente. Importante Antonio Nazaré, por encima de su lote.

Fotos: ARJONA

El palco se negó a concederle las dos orejas a Pepe Moral en el quinto, ante el que realizó una labor larga, profunda, templada, de muchísimo mérito técnico y mucha profundidad a un toro importante de Miura. Faena de mucho nivel. Se entregó por el izquierdo y permitió al sevillano dibujar naturales sensacionales. Lo entendió de principio a fin. Dejó una estocada algo baja pero la labor podía haber sido premiada con las dos orejas. Una sabe a poco.

El segundo de Miura fue de menos a más. Empezó reponiendo pero en el momento en el que Pepe Moral se colocó y apostó, dando el paso pa’lante, cruzándose, el animal mostró lo que llevaba dentro. Toro agradecido, dentro de lo que puede ser un Miura. Así, lo aprovechó Moral y decidió sacarle todo el jugo por ambos pitones. Mató por arriba y cortó una oreja.

Muy Miura fue el primero que abrió plaza en La Maestranza. Blandeó en los primeros tercios y hasta se pidió el cambio, pero el palco no cedió. Luego, aguantó la lidia aunque con poco recorrido en la muleta de Antonio Nazaré, quien hizo lo posible para conseguir que se desplazara. Mérito del sevillano cuya labor no tuvo lucimiento por quedarse corto el toro, sabiendo lo que se dejaba atrás. Mató de una estocada casi entera, algo tendida. La pena fue el mal uso del descabello.

El cuarto estuvo sensacionalmente picado por Manuel Jesús Ruiz “Espartaco”. Muy bien agarrado al Miura, que en la muleta desarrolló sentido y se agarró mucho al albero, sin vender baratas las acometidas. Se quedaba en la cadera, revolviéndose. Y Nazaré construyó una faena de muchos mimbres, estuvo hecho un tío, cruzándose y tragando. Mató de una estocada entera superficial, tendida, que no afectó a ningún órgano y tuvo que tirar de descabello hasta en tres ocasiones. No obstante, tuvo un toro que pedía el carnet y Nazaré estuvo a la altura de las circunstancias.

Esaú Fernández recibió a portagayola al tercero de la tarde y resultó volteado. Fue trasladado a la enfermería y tras ser visto por los doctores, decidió salir de nuevo al ruedo y continuar con la lidia del tercero. En el tercio de banderillas, el Muira volteó a Curro Robles, que se escapó de milagro. El matador brindó al público y en la muleta todo empezó con emoción. El toro sabía siempre lo que se dejaba atrás pero, de repente, el ejemplar empezó a quejarse de la mano izquierda y es que había perdido la funda de la pezuña. Siguió doliéndose, dejó de embestir y Esaú Fernández tuvo que entrar a matar. Le propinó un espadazo delantero y saludó una ovación.

Muy grande fue el sexto, amplio. Y parecía que servía en principio pero se vino un poco abajo. Aun así, Esaú Fernández realizó tandas buenas por ambos pitones pero el toro cada vez iba a menos. No pudo brillar el sevillano pero estuvo voluntarioso con un alto pico de decisión y entrega. Después de un pinchazo, dejó una estocada algo baja.

Sevilla, domingo 7 de mayo de 2017. Toros de Miura, de juego variado e interesante. Antonio Nazaré, silencio tras aviso y ovación con saludos; Pepe Moral, oreja y oreja con petición de la segunda y bronca al palco; y Esaú Fernández, ovación con saludos y palmas. Entrada: Más de media plaza.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti