Nimes. Feria de Pentecostés
El mayoral de Fuente Ymbro y Pinar, en volandas. (Foto: Berho)El mayoral de Fuente Ymbro y Pinar, en volandas. (Foto: Berho)

Pinar y el mayoral de Fuente Ymbro, a hombros

El albaceteño corta tres orejas a un gran encierro
Redacción APLAUSOS
sábado 22 de mayo de 2010

Rubén Pinar y una gran corrida de Fuente Ymbro marcaron una tarde triunfal en el Coliseo de Nimes. Los toros de la divisa gaditana ofrecieron un juego extraordinario, con cuatro toros de alta nota, a uno de ellos se le dio la vuelta al ruedo y otro la mereció. Al final, su mayoral, Alfonso Vázquez, salió a hombros junto a Pinar. Jiménez también tocó pelo en una faena vibrante.

Rubén Pinar supo aprovechar las virtudes de dos grandes toros de Fuente Ymbro esta tarde en Nimes. A su primero le cortó una oreja y le pidieron la segunda. El de Tobarra entendió pronto a un gran animal, “Ocioso” de nombre, que cantó de salida sus virtudes en seis lances a pies juntos sin enmendar la plana de Rubén Pinar. En la muleta fue bravo y repetidor, sobre todo por el pitón derecho. Pinar lo supo aprovechar en una faena vibrante con tandas de seis y siete muletazos a los que acudió incansable el de Fuente Ymbro. Los circulares pusieron en ebullición a la plaza. Acabó la faena con manoletinas y la remató con una fenomenal estocada. Bien el torero y bien el toro, que mereció la vuelta al ruedo.

En el sexto y ante un animal noble y con mucha clase en las embestidas, Pinar estuvo solvente, templado y dándole el sitio y la distancia que pedía el toro. En el final de faena entre los pitones armó un auténtico lío. La estocada fue efectiva y, con un clamor en la plaza, cortó las dos orejas.

César Jiménez tocó pelo en el quinto, “Fotógrafo”, que fue premiado con la vuelta al ruedo. El toro fue noble y alegre, aunque su hermano lidiado en tercer lugar mereció la vuelta al ruedo mucho más que él. El madrileño le supo dar distancia y lucirlo en todo momento. El comienzo de faena de hinojos en el extremo opuesto del coliseo fue vibrante. La labor tuvo intensidad por los dos pitones y mató de estocada.

En su primera actuación se enfrentó a un toro noble pero parado, ante el que Jiménez se justificó.

Antonio Barrera dio una cariñosa vuelta al ruedo en el cuarto. El sevillano tuvo delante otro gran ejemplar de Fuente Ymbro, repetidor y entregado desde el principio. Era bravo pero exigente y en un error del diestro le volteó sin consecuencias. A partir de entonces la faena surgió bullidora pero sin ajuste. La gente valoró su disposición.

Ante su primero, un toro manejable, demostró actitud pero no hubo acople ni emoción.

Nimes. Cuarto festejo de la Feria de Pentecostés. Toros de Fuente Ymbro, 1º, manejable. 2º, noble pero parado. 3º, gran toro, bravo y repetidor. 4º, otro buen toro, bravo. 5º, noble y alegre. Se le dio la vuelta al ruedo. 6º noble y con mucha calidad. ANTONIO BARRERA: Silencio y vuelta al ruedo; CÉSAR JIMÉNEZ: Silencio y oreja; RUBÉN PINAR: Oreja con petición de la segunda y dos orejas. Entrada: Tres cuartos.

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando

LA MEDIA

Roca Rey, el enemigo a batir

Roca Rey, el enemigo a batir

El peruano echó una tarde sensacional en Sevilla con la corrida de Victorino que muchos no quisieron ver pero el sol no se puede tapar con un dedo

Cargando
Cargando
Cargando