REPORTAJE DE GANADERÍAS
Ganadería Toros de Mollalta
Ganadería Toros de Mollalta

Toros de Mollalta, juventud e ilusión desde el campo bravo manchego

La ganadería ciudarrealeña prosigue su marcha iniciada en 2011 con Inés López y avalada por su regularidad
Julio César Sánchez
domingo 12 de julio de 2020
Fotos: Julio César Sánchez Cuando llega la ocasión de hacer un regalo con motivo de un cumpleaños, los presentes varían en función de la cercanía de la relación con la persona que suma un año más a su trayectoria y, por supuesto, según la capacidad presupuestaria de cada uno. A principios de la pasada década, […]

Fotos: Julio César Sánchez

Cuando llega la ocasión de hacer un regalo con motivo de un cumpleaños, los presentes varían en función de la cercanía de la relación con la persona que suma un año más a su trayectoria y, por supuesto, según la capacidad presupuestaria de cada uno.

A principios de la pasada década, Inés López, mujer con una gran afición desde hacía años, recibió un regalo muy especial por parte de su marido José Enrique; una ganadería de toros de lidia. Ahí es nada.

La finca para albergar la tropa de hembras y machos ya formaba parte del patrimonio familiar, ganado no sin mucho trabajo. Se trata de El Espino, una extensión de casi mil hectáreas muy cerca de Tirteafuera, en el suroeste de la provincia de Ciudad Real, perfectamente acondicionada para la cría del toro de lidia; así que “solo” quedaba decantarse por una sangre determinada para formar su vacada de lidia. Y la familia López Colomer apostó por la procedencia Domecq en su vertiente Torrealta con una compra efectuada a Antonio Muñoz. Era el año 2011.

Inés López: "Yo me quiero emocionar con lo que pase en el ruedo, y estoy segura de que el público también"

Aquellos no eran tiempos propicios para dispendios económicos como el que supone crear una ganadería de toros de lidia, como tampoco lo son los actuales, con el maldito Covid-19 pululando no sabemos muy bien por dónde. Sin embargo Toros de Mollalta aguanta el tirón, si bien la ganadera reconoce que ha habido que reducir cabezas. “La situación es la que es –reconoce Inés López-, y debemos adaptarnos a ella. Por eso hemos reducido vacas de vientre y sementales. Es momento de quedarse con lo mejor de lo mejor para, llegado el momento, volver a aumentar cabezas en base a la selección que vamos a tener que llevar a cabo este año.”

La ganadería, en la mano

En estos momentos, con la reducción de bocas antes citada, Toros de Mollalta cuenta con una tropa de 165 vacas de vientre y 15 sementales, lo cual se puede antojar un número demasiado abultado en cuanto a raceadores. En cambio la ganadera sostiene –no sin razón- que poseer esta variabilidad genética permite tener una más que recomendable amplitud de caracteres disponibles en caso de necesidad. Entre los padres de la ganadería destacan el 22-Peleador, el 34-Flautista, o el 40-Coral, por citar tan solo tres de ellos.

Inés López es una mujer con las ideas muy claras. Cría el toro que le gusta porque quiere y puede, y añade: “Tengo muchísimo que aprender, por supuesto, soy consciente de ello, pero las ideas creo que las tengo bastante asentadas. Yo me quiero emocionar con lo que pase en el ruedo, y estoy segura de que el público también. Pero en lugar de renunciar a una de las dos facetas mayoritariamente aceptadas, valor o arte, busco un toro que permita al torero mostrar ambas cualidades. El toro demasiado suave solo va a emocionar si tiene delante a un torero superclase, y no hay tantos de ese corte, mientras que tampoco es mi intención buscar el toro imposible de torear porque no deje respirar al torero. A mitad de camino creo que está la virtud.”

Desde su formación ya citada, la vacada de Mollalta ha ido escalando peldaños poco a poco, produciéndose su debut en corrida de toros en la plaza de toros de Daimiel en 2012, y desde entonces, lidiando en cosos de toda índole. Una joven vacada con mucho por decir todavía.

Cinco corridas preparadas

En este año tan peculiar que nos está tocando vivir, Toros de Mollalta tiene preparadas cinco corridas de distinto trapío, algunas de ellas listas para ser lidiadas mañana mismo, además de numerosos utreros para torear a puerta cerrada.

En el caso de no poder lidiar la totalidad de la camada –extremo harto probable viendo el panorama- la intención de Inés es verlos en la plaza. “El dinero que cuesta poner un cuatreño en plenitud para llevarlo a una plaza –resuelve la ganadera- ronda o supera los 4.000 euros. Si lo llevo al matadero me van a dar alrededor de 400, por lo que la ruina es inevitable. Y al ser una ganadería nueva, prefiero ver en la plaza el resultado de los lotes y hacer un seguimiento de por dónde va la ganadería”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando

SE ABRE UNA NUEVA ETAPA

La Escuela de Alicante comienza el curso con nuevo director

La Escuela de Alicante comienza el curso con nuevo director

“Se abre un periodo de tiempo para la Escuela en el que pretendemos darle un renovado impulso de cara a la promoción de nuevos valores en Alicante”, afirma la concejala de Asuntos Taurinos, Mari Carmen de España

Cargando