Leer una noticia

El vuelo de los vencejos

Carlos Ruiz Villasuso
domingo 18 de abril de 2010

Hay vidas de paso y vidas de estar. Madrid se acostumbra poco a poco a hacernos la vida de paso. Para estar, apenas nos queda el barrio, en donde un buenos días lleva exactamente esa intención. Se acompaña con una mirada que sabe a cafelito con churros. El barrio es ese sitio que pone el pasillo en el kiosco, la sala de estar en el bar de la esquina y tu gripe la conoce el portero de tres fincas más adelante. Hay barrios que están y luego los que se hacen. Por ejemplo, Las Ventas era como un gran barrio de aficionados, donde tu gripe también se conocía, y las notas de los chicos, y la penúltima novia. El toreo era nuestra vida para estar, teníamos un barrio alrededor del asiento, el buenas tardes acompañado de una mirada que decía buenas tardes. Sin dejar hablar a la melancolía, a esos barrios los derribó la especulación voraz de una vida rápida, una virtualidad que cambió el buenos días por un murmullo de simio acompañado por una mirada de alienígena.

Lea el artículo completo en su revista APLAUSOS

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando

FERIA DE LA MADELEINE

Tibio arranque en Mont de Marsan

Tibio arranque en Mont de Marsan

Una deslucida corrida de Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto condicionó el lucimiento de Talavante, Luque y Canton en la primera de la Feria de la Madeleine

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando