EXTRA REJONEADORES II.- REPORTAJE

La cuadra perfecta

Juan Manuel Sánchez-Morate
viernes 13 de enero de 2017

Forjar un caballo torero es tarea ardua y compleja. En primer lugar, hay que disponer de gran intuición para seleccionar al caballo. Después, el equino elegido, además de contar con las condiciones físicas y psicológicas adecuadas, tiene que llevar el toreo dentro y querer torear. Finalmente, tras muchas horas de trabajo y lograr que se enfrente al toro, no por imposición, sino por convicción, surgen dos máximas dificultades: conseguir que se confirme como buen torero. Y, convertirse en máxima figura. Ante requerimientos tan exigentes, son contados los caballos toreros que llegan a consagrarse. Pero, siempre existen algunos privilegiados que lo consiguen. En la temporada 2016 fueron: Bach en el primer tercio, Sueño en el tercio de banderillas y Óleo en el último tercio.

Lea AQUÍ el reportaje completo en su Revista APLAUSOS Nº 2051 para todas las plataformas en Kiosko y Más

Lea AQUÍ el reportaje completo en su Revista APLAUSOS Nº 2051

Lea AQUÍ el reportaje completo en su Revista APLAUSOS Nº 2051 para iPad

Lea AQUÍ el reportaje completo en su Revista APLAUSOS Nº 2051 para Android

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando

FOTOGALERÍA

El Mella arrasa en Olivenza (La novillada, en imágenes)

El Mella arrasa en Olivenza (La novillada, en imágenes)

Forjar un caballo torero es tarea ardua y compleja. En primer lugar, hay que disponer de gran intuición para seleccionar al caballo. Después, el equino elegido, además de contar con las condiciones físicas y psicológicas adecuadas, tiene que llevar el toreo dentro y querer torear. Finalmente, tras muchas horas de…

Este contenido está protegido para usuarios registrados

Cargando

FERIA DEL TORO

Los novillos de La Cercada permiten soñar el toreo a Domínguez, Sánchez y El Mella en Olivenza

Los novillos de La Cercada permiten soñar el toreo a Domínguez, Sánchez y El Mella en Olivenza

Forjar un caballo torero es tarea ardua y compleja. En primer lugar, hay que disponer de gran intuición para seleccionar al caballo. Después, el equino elegido, además de contar con las condiciones físicas y psicológicas adecuadas, tiene que llevar el toreo dentro y querer torear. Finalmente, tras muchas horas de…

Este contenido está protegido para usuarios registrados

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando