SANTANDER Feria de Santiago
(Foto: Arjona)(Foto: Arjona)

“Lucero” y el mejor Luque

El de Gerena, gran faena, corta las dos orejas de un toro de vuelta de Bañuelos al que se le pidió el indulto
Fernando de la Iglesia
miércoles 27 de julio de 2011

César Jiménez, muy templado toda la tarde, saludó una ovación mientras que Rubén Pinar no tuvo suerte con su lote.

VEA LAS FOTOS DE ARJONA DEL FESTEJO

Daniel Luque ha sido el gran triunfador de la tarde al cortar dos orejas tras realizar una gran faena a un toro de Antonio Bañuelos de vuelta al ruedo al que se le llegó a pedir el indulto. El de Gerena comenzó muy templado en tablas sacándose al toro con mucho gusto y clase hasta el tercio. Allí dejó dos series sobre la mano derecha de gran profundidad que estuvieron impregnadas de mucho sentimiento y torería como toda su faena ante un toro que iba largo y humillado. Se echó la muleta a la izquierda, dibujando naturales de gran calidad, metiendo los riñones. A pesar de coger la espada, el sevillano siguió toreando a su oponente que persiguió los engaños con gran fijeza. Tras las primeras peticiones de indulto, fue el propio matador quien solicitó al presidente el perdón pero el palco no atendió la petición teniendo en cuenta que el toro se picó en la misma puerta de chiqueros saliendo rebotado hacia el otro caballo. Sonó un aviso antes de dejar una estocada baja y necesitar de un golpe de descabello.

Su primero, un astado hondo y descarado de pitones, salió apretando en el capote de Luque. El de Bañuelos empujó sin clase en el caballo y el de Gerena estuvo firme ante un toro que exigía mando y que embistió de forma desigual. Lo mejor, dos series de circulares invertidos pasándose muy cerca el toro. Cobró una estocada trasera y algo caída.

César Jiménez saludó una ovación con el que abrió plaza, un toro noble y con fijeza que se se dejó pegar en el peto llegando a perder las manos en dos ocasiones. Jiménez, que recetó un templado quite por chicuelinas, comenzó su faena sobre el pitón derecho en varias series a media altura, templando al animal aunque sin forzar. Por el pitón izquierdo, el de Bañuelos se quedaba más corto y protestón. Retomó la derecha el madrileño para orquestar dos tandas de mano baja antes de dejar una estocada un tanto tendida. Con su segundo, un animal bien hecho pero de poca fuerza, basó su trasteo sobre la mano izquierda en una faena que tuvo la virtud de templar las ásperas embestidas de su oponente. Dejó una estocada algo caída.

Rubén Pinar resultó silenciado ante el que hizo tercero, un toro serio, rematado y noble pero que quedó inválido para la lidia al lesionarse de los cuartos traseros en los primeros tercios. Aun así, insistió Rubén Pinar ante las protestas del público en varias series sobre el pitón derecho que no tuvieron emoción. El manchego mató de una estocada entera en buen sitio. El que cerró plaza fue un animal astifino que cantó su condición de manso ya en el primer tercio. En la muleta llegó rebrincado, punteando en exceso los engaños. Aun así, lo intentó Pinar a base de firmeza pero el toro fue a peor finiquitando su labor de una estocada baja.

Santander, miércoles 27 de julio. Toros de Antonio Bañuelos. El quinto, de nombre “Lucer”o, muy bueno, fue premiado con la vuelta al ruedo. CÉSAR JIMÉNEZ: Ovación con saludos y palmas; DANIEL LUQUE: Ovación con saludos y dos orejas; RUBÉN PINAR: Silencio y silencio tras aviso; Entrada: Casi lleno.

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando