www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

La gran fiesta de Arles

La duodécima edición de la Goyesca que anualmente abre la Feria del Arroz en el Anfiteatro ha confirmado su carácter de acontecimiento singular. Una de las corridas del año. Reaparición muy emotiva y por solo un día de Esplá. Suyos un cartel de caro ingenio y el decorado de arenas, tablas y gradas con muy brillantes invenciones. Una tarde fantástica de Juan Bautista. Y la música de Morante.

En su día la primera Corrida Goyesca con mayúsculas tuvo sentido propio. Eduardo Pagés decidió celebrar en Murcia en 1929, con un año de retraso, el centenario de la muerte en Burdeos de Francisco de Goya con un festejo de resonancias dieciochescas. El patrón no quedó fijado en Madrid hasta un cuarto de siglo después: coches de caballos de época, paseo de majos y manolas por la arena, despeje de plaza antes del paseíllo, palcos engalanados. La evocación del despeje de plaza, clave en la conformación del espectáculo, y, desde luego, la tropa entera de espadas y cuadrillas, monos, mulilleros y areneros vestida según el canon de indumentaria fijado en tapices, pinturas y láminas de Goya o de Antonio Carnicero. La sola excepción de los alguaciles, de riguroso negro Habsburgo.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2034

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2034 para iPad

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2034 para Android