www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

Gallos de pelea

La concurrencia de Antonio Ferrera y Alejandro Talavante, que no fue competencia, pero tampoco dejó de serlo, cambió el 16 de mayo el signo del abono y dio lustre particular a la primera de las dos corridas de Cuvillo anunciadas en San Isidro. La primera de lleno hasta la bandera al cumplirse el primer cuarto de la feria. Papel estelar de dos toros de especial categoría: uno de Puerto de San Lorenzo y otro de Fuente Ymbro.
La primera de las dos apariciones de Antonio Ferrera en San Isidro -la corrida de Cuvillo del día 16- fue más que notable. Primero, las circunstancias. Ferrera acababa de romper con sus apoderados y, torero de espíritu solitario y alma rebelde, parecía todavía más solo que nunca en esa primera tarde. La soledad del corredor de fondo, que es en este caso un indómito torero fuera de catálogo. Por delante de Manzanares y Talavante en uno de los cinco llenos previstos de no hay billetes, pudo parecer que Ferrera asumía el papel de telonero. Esa era la circunstancia segunda. De telonero, nada.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2121 para todas las plataformas en Kiosko y Más

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2121

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2121 para iPad

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2121 para Android