www.aplausos.es

FERIA DE SANTIAGO

Pablo Mora y Francisco de Manuel tocan pelo en Santander

La mejor faena la protagonizó Mora ante el cuarto, un excelente novillo de Zacarías Moreno

lunes 23 de julio de 2018, 18:37h

Recibió a portagayola Pablo Mora al primero y lo llevó a los medios con un ramillete de verónicas con el compás cerrado rematando con una bella media. Se lo llevó al caballo con largos capotazos y Tito Sandoval lo picó en el sitio. Quitó por tafalleras en los medios con mucho sabor. Brindó al público una faena que prometía debido a la buena condición del de Zacarias Moreno. Con fijeza en los engaños, Cubanito metía la cara con clase y nobleza pero le faltaba un punto de fuerza. Por el derecho le hilvanó las series con mejor trazo de la faena y consiguió aguantarlo dándole tiempo y distancia. Lo intentó por el izquierdo pero el novillo se metía por dentro. Faena importante de Mora, que a pesar de ello no consiguió calar en los tendidos. Media estocada. Ovación.

Francisco de Manuel recibió por verónicas a compás abierto y mano baja al segundo, propiciando los primeros olés de la tarde. De cara pequeña y atacado de kilos, el utrero tuvo menos clase que su hermano anterior. Perdió las manos en varias ocasiones y, tras llevarlo una vez al caballo, se cambió el tercio. Espectacular con las banderillas De Manuel, que arrancó las embestidas y las aguantó hasta el último momento. El público ya estaba con él. Brindó en los medios al respetable e inició la faena en el tercio intentando protegerse del viento, que molestó durante toda la lidia. El novillo, que huía y se defendía, poco a poco fue entrando en la muleta del madrileño. Faena de tandas cortas y pisando unos terrenos muy arriesgados. Valiente De Manuel, que lo intentó por ambos pitones. Mató de estocada tras pinchar una faena de triunfo. Salió a saludar tras el arrastre.

Con el compás abierto recibió Antonio Grande al tercero, un auténtico "tío" que, tras un par de chicuelinas, le propinó una buena paliza. Tras mirarse en el callejón, volvió a los medios en medio de una calurosa ovación. Lo quitó en los medios tras haber sacado al novillo, que no se empleó en el caballo de El Legionario. En las primeras tandas con la muleta consiguió, dentro de las pocas posibilidades derivadas de la falta de clase de “Bellota”, que el de Zacarias metiese la cara. Lo intentó el salmantino sin lograr obtener nada a cambio. Mató de media al novillo, que fue manso, distraído y sin clase. Saludó Grande desde el tercio.

Mora recibió al cuarto de rodillas en el tercio consiguiendo la atención del público. El de Zacarías metió la cara con clase y fijeza. Mostró humillación y buena arrancada. Tras un gran tercio de banderillas protagonizado por Raúl Ruiz, Mora brindó a Fortes, que estaba en el callejón, e inició la faena de muleta de rodillas y en redondo en el tercio, sensacional. Faena de menos a más, mandando y templando la embestida de “Pescadilla”, un excelente ejemplar, que tuvo todas las condiciones precisas para el triunfo. Al compás del pasodoble “Morenito de Valencia”, Mora toreó muy a gusto, templado y dejando detalles muy toreros. Culminó con una tanda de rodillas en la que el novillo se terminó de entregar y mató de media cayendo el animal sin puntilla. Oreja y palmas en el arrastre al novillo.

A pesar del tesón, la entrega y la voluntad de Francisco de Manuel, el quinto no dio opciones al novillero como para que pudiera aflorar su toreo. Novillo manso, sin entrega ni celo. Falto de clase y de casta. Ante semejante condición, no pudo haber construcción ni estructura de faena. Lo único destacable fue la estocada, motivo por el que el público pidió una oreja para el madrileño.

El sexto fue otro manso y distraído ejemplar que se acabó tras sonar el anuncio del segundo tercio. Resultó éste accidentado, sin orden ni concierto por parte del de Zacarías. Brindó el salmantino al maestro Emilio Muñoz, que se encontraba en el tendido. Corretón en los primeros compases de la faena de muleta, el novillo acudía pronto pero pasaba con inercia y sin codicia. Valor y pundonor de Antonio Grande, que pisó sin pudores los críticos terrenos del novillo. Grande construyó una faena con un oponente que en ningún momento se entregó. Pegado a las tablas y tras una serie de bernadinas muy ajustadas, rubricó con una estocada tendida. Sonó el primer aviso antes de descabellar.

Santander, lunes 23 de julio de 2018. Feria de Santiago. Seis novillos de Zacarías Moreno. Desiguales de presencia aunque entipados. Sensacional el cuarto. El primero, falto de fuerza pero con clase. El resto, sin celo ni casta. Pablo Mora, saludos y oreja; Francisco de Manuel, saludos y oreja; y Antonio Grande, saludos y saludos tras aviso. Entrada: Más de media.