www.aplausos.es

MÁLAGA

Cayetano y Roca Rey, a hombros en la goyesca de Ronda

Se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq y Parladé

sábado 01 de septiembre de 2018, 17:35h

Fotos: ARJONA

Magnífico ambiente en la ciudad rondeña donde se celebran las fiestas en honor de Pedro Romero. Antes de la corrida desfilaron por el ruedo los carruajes con la reina de las fiestas y sus damas. Sin embargo, no se puede anotar la presencia de muchos famosos. Se dejaron ver las diseñadoras Ágatha Ruíz de la Prada, Vicky Martín Berrocal, los taurinos Álvaro Domecq, Ramón Valencia, Curro Vázquez, además de Jesús Quintero, Pedro Trapote y el empresario del festejo, Francisco Rivera Ordóñez. El festejo comenzó con un ligero retraso debido al procedimiento de infiltración al que se sometió Cayetano.

El primero del festejo fue un toro en tipo y sin excesos que cumplió en una entrada al caballo. Morante, vestido según un diseño de Vicky Martín Berrocal, con calzonas color café con leche, saludó al toro con lances a la verónica rematados con una media. La faena al noble toro tuvo momentos inspirados, sobre todo al natural y, en la tanda final con la derecha, llena de majestad. Tropezó Morante cuando toreaba por molinetes sin consecuencias a pesar de que el animal hizo por él en el suelo. La magia del toreo surgió nuevamente cuando Remedios Amaya acompañó con la voz al genio de La Puebla mientras se recreaba en el toreo en redondo. Falló con la espada porque necesitó dos pinchazos y una estocada.

Fue un toro bajo y con cuello el que saltó en segundo lugar, cuya lidia y muerte correspondió a Cayetano, quien reapareció en Ronda toreando infiltrado. Lo saludó por cordobinas y verónicas muy vistosas, llevándolo al caballo con un galleo por chicuelinas. El toro tomó una vara discreta. Faena de buen corte por ambos pitones, con temple y majestad, a un toro noble pero con poco celo y que durante la faena amagó varias veces con irse a las tablas. Muy torero Cayetano, con un final espléndido por ayudados a media altura. Mató de una estocada en la suerte de recibir. Dos orejas.

El tercero fue devuelto tras lesionarse de salida y en su lugar saltó al ruedo rondeño el reseñado en sexto lugar. Fue un toro muy noble con el que Roca Rey se lució en un quite por chicuelinas. Faena espectacular que comenzó con seis estatuarios, uno por la espalda y el de pecho. El peruano basó su actuación sobre el toreo en redondo con mando en la muleta, muy poderosa, llevando al toro por abajo y ligando sin moverse. En un natural fue cogido, resultando magullado y con la cara llena de sangre pero se repuso y siguió con un valor tremendo en el toreo al natural, para acabar con unas bernadinas escalofriantes en las que cambió la dirección de la embestida del toro en el último instante. Estocada desprendida. Dos orejas tras aviso.

Menos remate y presencia tuvo el cuarto, que se mostró reservón durante toda la lidia y ante el cual Morante se lució en alguna verónica aislada. Dobló las manos en varias ocasiones el astado y ante un animal probón y de poco recorrido, el sevillano se esforzó para robarle muletazos de buen corte pero de imposible ligazón. Mató de una estocada.

El quinto fue un toro que perdió brío en los primeros compases de la faena de Cayetano. Comenzó con doblones por bajo y en la tanda siguiente, con la derecha, acortó su recorrido, poniendo en aprietos al torero que tuvo que tirar de recursos para componer una labor vistosa pero sin profundidad. Mató de media estocada.

Cerró la goyesca el reseñado como sobrero, un toro tocado de pitones, engatillado y abrochado. No fue bueno en la muleta, rebrincado y al tiempo, apagado, ante el cual, Roca Rey, tras brindar a los hermanos Rivera Ordóñez -Francisco y Cayetano-, se mostró muy valiente y arrojado tratando de superar los problemas del animal. Acabó entre los pitones, derrochando mucho valor, y, tras matar de media estocada, a él le fue a parar una nueva oreja.

Ronda (Málaga). Sábado 1 de septiembre de 2018. LXII Corrida Goyesca. Toros de Juan Pedro Domecq y Parladé, el sexto como sobrero, muy justos de presencia. Fueron nobles el 2º y el 3º y apagados y sin clase el resto. Morante de la Puebla, ovación con saludos y ovación con saludos tras leve petición; Cayetano, dos orejas y ovación con saludos tras aviso; Roca Rey, dos orejas tras aviso y oreja tras aviso. Entrada: Lleno de "No hay billetes".