www.aplausos.es

ENTREVISTA

Chacón: 'Fue tan duro que decidí hacerme banderillero, me encargé dos vestidos de plata'
Ampliar

Chacón: "Fue tan duro que decidí hacerme banderillero, me encargé dos vestidos de plata"

Insistió, resistió y nunca desistió. Por eso, a sus 34 años y con 14 ya de alternativa, le ha llegado su momento. Se ha subido a este último tren y está dispuesto a llegar muy lejos, convencido del camino que debe seguir, el menos fácil de todos. Buscó un refugio en Perú, resucitó a punto de tirar la toalla, le descubrió Francia y Madrid ha acabado de darle el empujón a las ferias. Es un hombre feliz. El torero revelación de 2018

sábado 27 de octubre de 2018, 18:00h

-¿Ha sido el mejor año de su vida?

-Con diferencia.

-Estará satisfecho.

-Mucho. Y con la tranquilidad de saber que esta ha sido una de las temporadas más bonitas de mi vida, que me he hecho un sitio y tengo el reconocimiento de los profesionales y aficionados. Donde me han dado la oportunidad de hacer el paseíllo, he salido triunfando. Ha sido una temporada de mucha presión y responsabilidad porque tenía que aprovechar las oportunidades que me daban o todo se me escapaba de nuevo. Afortunadamente cada tarde pasaba algo importante y el año lo pude rubricar con esa oreja en la Feria de Otoño de Madrid, que ha hecho que mi nombre se sitúe en los primeros puestos de cara al año que viene.

-¿Tiene los pies en el suelo?

-Ya bastante los tuve en el aire en mis primeros años como matador de toros. No tenía una estabilidad emocional ni sabía cómo había que caminar en esta profesión. Ahora claro que los tengo en la tierra, soy consciente de mis circunstancias, de dónde estoy y a dónde quiero llegar.

-¿Cuál ha sido el secreto para reflotar?

-La paciencia y creer en uno mismo han sido los pilares fundamentales. Solamente por el amor que tengo hacia el toro debía luchar por una segunda oportunidad. Ahora es muy bonito echar la vista atrás y ver que todo ese sacrificio y la lucha realizada ha tenido su recompensa al verte anunciado en las ferias, con el circuito de corridas definidas como más exigentes, que es donde yo quiero situarme.

“Ha sido una temporada de mucha presión y responsabilidad porque tenía que aprovechar las oportunidades que me daban o todo se me escapaba de nuevo”

-La paciencia sin otras cualidades no sirve de nada.

-Yo he tenido paciencia, pero siendo consciente de lo que podía dar en el ruedo. Sabía que a poco que me embistiera un toro iba a dar la cara y se me iban a abrir muchas ferias.

-¿Por qué antes no y ahora sí?

-Tomé la alternativa en 2004 y al año siguiente rompí con mis apoderados, que fue una decisión desacertada y comenzó el declive. Después llegó el descenso tan importante de festejos y no me quedó otra opción que hacer la maleta y viajar a Perú.

-¿Nunca se dio por vencido?

-Más de una vez. Hubo temporadas completas en Perú, en las que pasaba allí todo el año y solo regresaba para pasar las navidades con la familia. Fue muy complicado porque echas de menos a los tuyos. Cuando llamaba a mi gente y me decían que todos mis triunfos en Perú no habían tenido repercusión alguna en España, que todo aquel sacrificio caía en un saco roto, me desmoralizaba mucho. Fue tan duro que tomé la decisión de hacerme banderillero y me encargué dos vestidos en plata.

-¿Los guarda?

-Uno de ellos lo tengo en una vitrina y de vez en cuando lo veo y me acuerdo con qué fatiguitas le tuve que decir al sastre que me lo hiciera.

-Fue una decisión que le honra.

-Siempre he tenido claro que mi vida es el toro y sabía que si no podía ser luciendo el oro, me pasaría a las filas de plata. Sabía que ese paso lo debía dar cuando llegara esa segunda oportunidad y no la aprovechara, mientras tanto, debía seguir luchando.

-Tuvo que ser duro.

-La situación era desesperante, llegué a maldecir mi afición. Pero gracias a Dios, siempre tenía a alguien o algo que me empujaba y, además, de vez en cuando cuajaba algún toro por Perú que me daba moral o alguna vaca en un tentadero. Gracias a eso lograba salir adelante.

-¿En qué momento cambio todo eso?

-A finales de 2015 toreé una corrida de José Escolar en el pueblo abulense de Fresnedilla y pude indultar un toro. Pensé que era mi última corrida de toros, incluso llevé a mi familia para que me vieran por última vez. Era como una despedida. No aguantaba más, se hacía muy pesado estar tantos años sin ver la luz. Y, sin embargo, ahí me volví a ilusionar otra vez.

“La paciencia y creer en uno mismo han sido los pilares fundamentales. Todo el sacrificio ha tenido su recompensa”

-Y cambió su vida.

-Totalmente. Aquel triunfo me abrió las puertas de muchas plazas del Valle del Tiétar al año siguiente, con esas corridas duras y serias en lo que se conoce como “El Valle del Terror”. Posteriormente se me hizo un sitio en Francia y ahora he logrado meter cabeza en las ferias de España. Estoy muy agradecido a muchas ferias, pero sobre todo a Madrid, esa plaza que da y quita. Gracias a mi paso por Las Ventas el 4 de junio, en la Feria de San Isidro, me cambió toda la temporada. Sabía que debía llegar mi segunda oportunidad y ya la he tenido. Ahora solo me queda seguir luchando para ocupar ese sitio en el toreo por el que tantos años he luchado.

MADRID, EL TRAMPOLÍN

Confirmó la alternativa en Las Ventas en 2012 y no regresó hasta el año pasado, cuando se anunció en el desafío ganadero Saltillo-Juan Luis Fraile. Aquella tarde le permitió entrar en el pasado San Isidro para matar la corrida de Saltillo. Y ahí cambió todo.

-En Madrid me lo jugaba todo. Salió bien aquella tarde y la empresa me dio la oportunidad de repetir a finales de junio con la corrida de Montalvo, en la que, por cierto, pude torear un toro muy bien. Esa primera tarde fue una de las que más me han pesado por la responsabilidad, pero me sentía satisfecho por ser mi primer San Isidro, con la televisión de testigo, con mucha gente expectante que todavía seguía creyendo en mí. Tenía que pasar algo y así fue. Me dio mucho.

-Impactó su versión más lidiadora con los saltillos, sorprendió su cara más artista frente a los montalvos.

-Muy pocos toros me han dado opciones de torear como siento, pero en cuanto medio me han dejado he querido demostrar que toreo muy despacio y de delante a atrás. Soy algo más que un torero lidiador.

-Madrid le dio el salto a otras plazas. La recompensa llegó pronto y se vio anunciado en Pamplona.

-Con la de Cebada Gago. Es muy bonito que después de ver tantos encierros por televisión, de repente llego a esa ciudad, descubro su ambiente, toreo y acabo saliendo a hombros. Es de las tardes bonitas de este año.

-Y después Bilbao, con la de Miura…

-Fue una tarde que me marcó porque torear en esa plaza y con ese hierro es todo un privilegio. Me pesó cuando me vi anunciado, pero es lo que quería, dos toros y una oportunidad. Salí refrendado con una oreja.

-Este año ha matado más miuras.

-Mi primero lo maté el año pasado en Ceret y me quedé muy satisfecho. La única corrida de Miura que no me dio opción fue la de Albacete, pero después en Úbeda pude cortar tres orejas y en Bilbao, una. Es un privilegio matar este tipo divisas, que son con las que quiero afianzarme.

-Veo que lo tiene claro.

-Sí porque por mi concepto del toreo y por la lucha que llevo, donde más feliz voy a ser es con ese tipo de corridas. No es fácil entrar ahí porque hay muchos compañeros que luchan por lo mismo que yo, pero creo que yo estoy haciendo méritos para poder estar en ese lugar tan privilegiado.

-En esas ferias uno ya empieza a verle el color al dinero.

-Lo que me ha dado mucha moral es que puedo ir al sastre a comprarme capotes y muletas y hacerme como este año tres vestidos de luces sin problema, sin tener que pensar en el dinero. Tener tus avíos en condiciones es lo que sueña un torero.

-¿Es el único capricho que se ha dado?

-Sí.

“Fue tan duro que tomé la decisión de hacerme banderillero y me encargué dos vestidos en plata. La situación era desesperante, llegué a maldecir mi afición”

-¿Cómo se portan las figuras? ¿Le dejan sentarse a su mesa?

-No he tenido ningún problema. Este año por ejemplo he toreado en Sanlúcar con Morante y Padilla, que se despedía de su tierra, y fue una tarde bonita. Su trato hacia mí ha sido magnífico.

-¿La mejor faena de este año?

-He tenido tardes muy buenas y de todas me quedo con algo. He toreado toros muy bien, como por ejemplo el otro día en Illescas, donde cuajé a cámara lenta a un toro de Victorino.

-¿Hay un Octavio Chacón mejor que el que hemos descubierto este año?

-Siempre. Todos los días hay que seguir creciendo. El invierno es largo y sirve para mejorar y darle una vuelta de tuerca al toreo. Soy tan ambicioso que nunca estoy contento y siempre quiero más, esa es la única manera de crecer como torero.

DE GALLOSO A CABA…

-¿Cuál es el fuerte de Octavio Chacón?

-El capote es con lo que más a gusto me siento. En ese sentido mi referente es José Luis Galloso, quien me apoderó a lo largo de tantos años. Pero también tengo muy metido en la cabeza hacer el toreo despacio y cuando tengo oportunidad, soy capaz de ralentizar la embestida de un toro.

-¿Dice que José Luis Galloso fue un referente para usted?

-Fue uno de ellos, al principio. Me apoderó desde que era novillero sin caballos hasta mis primeros años como matador de toros. Pero con el paso del tiempo, de todos se aprende algo. Ahora mismo admiro y respeto a todo aquel que se pone delante, y de cada uno extraigo todo lo positivo de lo que me pueda alimentar.

-Su primer apoderado fue Galloso, ahora lo es Antonio Caba, banderillero retirado -muchos años a las órdenes de Jesulín- y empresario taurino. Está totalmente volcado con usted.

-Antonio es un tío extraordinario. Somos amigos. Él me ha inculcado la disciplina. Es un profesional de los pies a la cabeza, al que he visto luchar por mí al cien por cien. Me apodera desde principios del año pasado y hasta el día de hoy.

-¿Le han tirado los trastos otros apoderados? Ahora mismo es usted un torero muy interesante para ellos.

-Lo único que te puedo decir es que estoy muy contento con Antonio y su manera de trabajar, de luchar por mí. Me ha hecho crecer y ver que el toreo no es amargura sino grandeza.

-Cuando hay grandeza todo es más bonito.

-Por eso hay que seguir adelante. Es muy bonito montarte en una furgoneta, disfrutar de un día de corrida, ver tu traje nuevo en una silla, que la afición te reconozca y te quiera ver, pisar los escenarios grandes, matar este tipo de ganaderías, ver que las cosas salen bien… Con eso soy feliz. Ahora sí que soy capaz de sonreír.

-Y solo es el principio. Lo bueno acaba de empezar.

-Tengo que demostrar que lo de este año no ha sido casualidad. Ojalá tenga la fuerza y los toros me respeten para estar muchos años. Por todo lo que llevo pasado, este tren no se me escapa.

"Perú ha sido mi pilar para no desistir"

Al igual que para muchos toreros que no logran abrirse paso en España, para Octavio Chacón Perú fue su refugio donde logró sentirse torero. Torear en aquel circuito es una dura supervivencia. Aquella aventura le hizo más duro y más fuerte, incluso le aportó la experiencia necesaria para forjarse en el gran lidiador que es ahora. “Perú ha sido mi pilar para no desistir. Ha hecho despertar unos valores en mí, sobre todo como persona, que tenía olvidados. Lo que fue una aventura repleta de incertidumbres se convirtió en ocho temporadas con una media de 25 festejos al año. Me ha servido mucho, porque además he tenido la fortuna de torear corridas buenas, con garantías, aunque también he logrado sobrevivir a momentos muy duros que te encuentras en muchas plazas. Pero todo ha sido válido, todo me ha aportado mucho y me ha hecho forjar el torero y la persona que ahora soy”.

Este año ha pisado menos aquel país. Es evidente. Y a partir de ahora, a Dios gracias, le va a ser más complicado tomar un vuelo hacia Sudamérica. “A Perú voy siempre encantado porque es un país que me acogió y que me lo ha dado todo. Estoy dispuesto a ir, siempre y cuando no me coincidan las fechas con España y Francia. Antes hacía temporadas completas, pero si todo sale como este año en el que he entrado en muchas ferias, va a ser más complicado poder viajar hasta allí”.

Fotos: JULIÁN LÓPEZ, ANDRÉ VIARD, JAVIER ARROYO Y ROLAND COSTEDOAT