www.aplausos.es

ENTREVISTA

El Fandi: "Los resultados defienden mi circuito"

martes 27 de noviembre de 2018, 18:00h

La mayor virtud de El Fandi es la constancia. Dieciocho temporadas alcanzando unos números envidiables. Aguantando las nuevas oleadas, las crisis, las modas, toda clase de cambios. No piensa en la retirada porque habla de mejorar, de convencer, de seguir creciendo. En 2018 ha quedado segundo en el escalafón. El que más ha toreado después del huracán Roca Rey. La ilusión no ha cesado en este tiempo y esta temporada alcanzó sus cumbres en Murcia y en Zaragoza. “De lo que más orgulloso me siento es de haber convencido con mi esfuerzo a los que me pusieron un sello”.

-Una temporada más. ¿Qué balance hace?

-Muy positivo. He tenido sensaciones muy buenas y he defendido con resultados el lugar que tengo en el toreo. Estoy muy contento. El año pasado tuve una lesión que me partió la temporada, este final he arrastrado problemas en el abductor pero no me han impedido completar un año importante para mí.

-De las casi 50 tardes que ha toreado, ¿con cuáles se queda?

-Guardo con especial cariño la de Murcia y la de Zaragoza. La pena es que en Zaragoza el presidente me negó una oreja en cada toro. Podía haber acabado el año con tres orejas en una plaza de primera pero al hombre le dio por meter la pata hasta el corvejón.

-¿Cuáles fueron las claves para que la tarde fuese tan redonda?

-Trato de que nunca me falten las ganas de querer triunfar. Aquella tarde traté de ser El Fandi al cien por cien. Ponerlo todo de principio a fin. Los toros también colaboraron. La espada entró con rotundidad. Fueron dos actuaciones muy completas.

-El inicio de temporada con la corrida de Victorino en Castellón no fue tan exitoso como esperaba.

-Le dije a Toño (Matilla, su apoderado) que me hacía ilusión torear alguna corrida de Victorino. Nunca había tenido la oportunidad, sí algún toro cuando he toreado en solitario, pero corrida en sí no. Llegué muy motivado. Después la corrida no dio opciones, empezó a llover y el piso se puso fatal.

-Otro día de agua fuerte fue el de Cuenca. ¿Cómo vivió aquella tarde y la polémica que se despertó porque parte del público no quería que se diese la corrida?

-Esa es una de las tardes más cuesta arriba de mi carrera. Llovió mucho antes del festejo. Se arregló el piso como se pudo y parecía que estaba bien. Yo era el director de lidia pero escuché a mis compañeros y todos estábamos de acuerdo en que tirásemos hacia delante. El empresario también. Parte del público se enfadó con nosotros por querer torear, nunca me había ocurrido. A base de ganas levantamos la tarde, nos mojamos y todo fue a base de querer, querer y querer. Salimos los tres a hombros y convencimos a todo el mundo de que había merecido la pena el esfuerzo.

-¿En qué ha crecido El Fandi como torero en estos 18 años de alternativa?

-Técnicamente y profesionalmente la madurez siempre es un grado. Creo que si tengo una virtud es la de mantener la ilusión intacta. La motivación para mejorar cada día, para entrenar. Dicen de vez en cuando que toreo bien con el capote, creo que tiene mérito seguir banderilleando a todos los toros, en las faenas de muleta me gusta el toreo más puro o más clásico pero busco la variedad y la conexión de principio a fin. Intento que me valgan el mayor número de toros para cortar las orejas. En todo eso he crecido.

-Tras la polvareda levantada por la ruptura de Matilla con Talavante, ¿qué tiene que decir como torero apoderado por la casa Matilla desde hace tantos años?

-Siempre he sido de la opinión de que en el toreo lo más difícil es saber dónde está uno. En la casa Matilla me siento bien defendido. El mejor apoderado es el que sabe rentabilizar las orejas y en este caso, Toño lo hace. La virtud no está en pedir sino en pedir y que te lo den. Creo que con mis apoderados he encontrado ese equilibrio.

“Quiero que sigan disfrutando mis partidarios pero mi objetivo sigue siendo convencer a los que me pusieron un sello injusto”

-Su carrera ha pasado distintas fases pero siempre en la cumbre del escalafón. ¿No piensa en la retirada?

-Sinceramente, no. No me lo planteo. Sigo teniendo ilusión y sigo lleno de motivaciones. Creo que sigo interesando a los públicos, defiendo a través de resultados el circuito en el que estoy. Cada día me encuentro con las mismas ganas de entrenar, de mejorar, de disfrutar de mi profesión. Doy la cara y defiendo mi terreno. Eso es lo que más me llena.

-¿Qué objetivos se marca para 2019?

-Me han quedado cosas por hacer. El año que viene me gustaría encontrar las buenas sensaciones de este año. Con esa ilusión. Que cada tarde salga de la plaza con la sensación de no haberme dejado nada.

-¿Qué margen de mejora tiene su toreo?

-Se pueden mejorar muchas cosas. Una de mis metas es cuajar más faenas redondas que el año anterior. De lo que más orgulloso estoy de mi carrera es cómo cada año me he ido superando, poco a poco he ido convenciendo a la gente que tenía en contra. He convencido con el capote, con las banderillas y a veces también con la muleta. Quiero que sigan disfrutando mis partidarios pero mi objetivo sigue siendo convencer a los que me pusieron un sello injusto.

-¿Le afecta la dureza de Madrid?

-Madrid es muy importante y al mismo tiempo muy complicada. Madrid es dura pero también me ha sabido ver. En 2017 el único que no quiso fue el presidente. Espero que algún día Madrid también me reconozca.

Dos pasiones: el campo y Granada

El Fandi ha llenado muchas plazas durante este tiempo. Sigue despertando interés en muchas localidades. Tiene su público. Es dueño y señor de la plaza de su tierra, Granada. Un coso que le preocupa y al mismo tiempo le ilusiona: “Hay que dar con la tecla del gusto y el toro de Granada. En estos dos últimos años creo que se está consiguiendo. Es una ciudad con ambiente y con afición que merece que vuelva a tener su importancia con su número adecuado de festejos. Los que había antes del boom, es decir, 3 corridas”. Atiende a APLAUSOS desde el campo, desde su finca de Jaén. ¿Se ve como ganadero? “La palabra ganadero me queda muy grande. Disfruto del campo. Estoy muy ilusionado pero de momento lo disfruto a puerta cerrada, no aspiro a lidiar en público en este momento”.

Fotos: ARJONA