www.aplausos.es

ENTREVISTA

Ramón Valencia: 'El equilibrio y la racionalidad son buenos para todos'
Ampliar
(Foto: Arjona)

Ramón Valencia: "El equilibrio y la racionalidad son buenos para todos"

El empresario de la Maestranza hace balance de la temporada en Sevilla y analiza la situación del sector

jueves 20 de diciembre de 2018, 13:00h

Junto a Las Ventas, la plaza de toros de la Maestranza de Sevilla es, por historia, categoría y volumen de festejos, el segundo escenario referencial del toreo. Tanto lo que ocurre en su ruedo como la respuesta de la afición a los carteles programados son un buen termómetro para calibrar el estado actual de la Tauromaquia. Al frente de la misma se encuentra Ramón Valencia, cabeza visible de la Empresa Pagés, quien hace balance de lo sucedido en 2018 en el coso del Baratillo. “Estoy bastante satisfecho”, adelanta y añade: “La Feria de Abril fue interesante, con grandes toros, especialmente Orgullito. Vivir un indulto como aquel y esas dos grandes faenas de El Juli marcan un hito en la plaza de Sevilla”. El buen sabor de boca que dejó a nivel artístico la última temporada contrasta con la amargura de la falta de más espectadores en ciertos carteles. “Echo en falta que el público, aun rematando mucho los carteles, no termina de acoplarse. Quiere carteles muy redondos y a otro tipo de carteles le cuesta más asistir a la plaza. Aunque ha habido llenos, con cinco o seis “No hay billetes”, hemos tenido alrededor de 6.000 espectadores menos respecto a 2017. En tardes con toreros interesantes no se han cubierto las expectativas. Esa es la realidad”. ¿De qué es síntoma?, preguntamos. “No lo sé. La economía, sin duda, hace mucho daño. Aunque la situación se está estabilizando, los toros son un espectáculo de ocio y el ocio siempre queda en segundo lugar en las prioridades de las personas”, responde.

Una firma con mensaje

Durante la conversación con Ramón Valencia van surgiendo nombres propios. A los ya mentados de Morante de la Puebla o Diego Ventura, sale un clásico en las entrevistas con el empresario de Sevilla: José Tomás. Hace un tiempo, apareció una iniciativa popular -a través de la plataforma digital change.org- en la que se pide el regreso del torero de Galapagar a la capital hispalense durante la próxima Feria de Abril. Sobre esta cuestión, el propio Valencia responde: “Le dije a Fran Arispón -el hombre para todo en la Empresa Pagés- que mandara un correo para adherirse a esa petición. Además -apunta- el correo se mandó como Empresa Pagés, que es mucho más que Ramón Valencia”. Ahondando en su respuesta, el empresario de la Maestranza, añade: “Esa situación no depende de la empresa sino de que a José Tomás le encaje Sevilla dentro de sus esquemas, que son muy respetables. La empresa nunca ha puesto ningún inconveniente, en su momento lo hubo, sí, por el tema económico, pero entra dentro de cualquier negociación. Pero que no quepa ninguna duda de que estamos dispuestos a que venga José Tomás a la Maestranza”.

-¿La economía de la Fiesta es sostenible en Sevilla?

-Sería contradictorio decir que habiendo 6.000 personas menos el negocio fuese mucho mejor que el año pasado. Eso no es cierto. Lo único que ha salvado la deficiencia de 6.000 espectadores menos, que es mucho dinero, es la ayuda de la Administración con la rebaja del IVA, que es lo que nos ha hecho equilibrar las pérdidas. El IVA -que entiendo que tiene que repercutir en todos-, ha de repercutir principalmente en el empresario para que esto siga funcionando porque los tiempos que corren no son los mejores. El público está acostumbrado a esos carteles rematados que económicamente cuesta mucho trabajo defender o directamente no se pueden defender. ¿Con qué se defendían los empresarios históricamente? Con el abono, que permitía confeccionar esos carteles y equilibrar con otros que no son tan fuertes pero son interesantes, pero el abono a día de hoy se está apenas sosteniendo, por no decir que está bajando un poco.

“Defenderse económicamente no es suficiente teniendo en cuenta el dinero y el alto riesgo que supone una empresa como Sevilla o Madrid. Se debe trabajar con cierto margen para encontrar ligeros beneficios, cosa que no está ocurriendo”

-Si todos los empresarios coinciden que hay que reestructurar la economía del espectáculo, ¿por qué no hay ninguna acción al respecto?

-Que alguien se manifieste unilateralmente sobre esta cuestión es porque tiene, lógicamente, interés en que esto se reestructure. Pero el gran libro blanco de la Fiesta no lo puede escribir una parte, quienes tienen que escribirlo son los empresarios, los ganaderos y los toreros. Y yo creo que hasta que esa mesa redonda no se produzca seriamente, va a costar mucho reestructurar este espectáculo. Individualmente nadie puede arreglar nada. No es fácil entenderse porque cada uno tiene sus intereses, generalmente el torero tiene intereses a corto plazo y el ganadero y el empresario, a largo, y ahí hay un cierto conflicto. Pero para que esto subsista nos tenemos que poner todos de acuerdo y que todo el mundo se beneficie. Una situación de equilibrio y racionalidad debe ser positiva para todo el mundo.

-¿Es una situación tan preocupante como parece?

-Sí lo es. No sé si habrá algún empresario que haya ganado dinero, que se haya defendido económicamente, sí, yo me he defendido, pero eso no es suficiente para el dinero y el alto riesgo que supone una empresa como Sevilla o Madrid. Ahí se debe trabajar con un cierto margen para que, haciendo las cosas sensatamente, se encuentren ligeros beneficios, cosa que no está ocurriendo. Esto lleva a la picaresca, a no pagar, situaciones que no deben ocurrir en un sector que tiene que cumplir con seriedad con sus obligaciones. Hay que sentarse en una mesa y dialogar.

-¿Se producirá pronto la gran sentada?

-Yo lo vengo manifestando desde hace años, a veces lo hemos intentado y no lo hemos logrado desde el punto de vista empresarial, pero debemos insistir porque cada vez se nos complica más a todos los que estamos dentro del mundo del toro. Complicado no lo veo, fácil tampoco. Pero debemos hacerlo.

-¿Habrá televisión en Sevilla? ¿Cómo se van a organizar con Madrid?

-Habrá televisión, el contrato está firmado. Ante la situación de fechas debido al calendario eclesiástico, Sevilla este año se retrasa mucho. Tuve una conversación con Simón Casas, empresario de Madrid y buen amigo, y se llegó al acuerdo de que acabaría Sevilla y a los dos días, aproximadamente, empezaría Madrid. Se llegó a un consenso, así que no tiene por qué haber colisión alguna entre ambas ferias.

“¿Empresarios-apoderados? A día de hoy no puedo estar en desventaja absolutamente con nadie. Estoy centrado en Andrés y difícilmente haga otro apoderamiento, pero no se puede decir que de este agua no beberé”

-¿Cómo será la estructura de la temporada en Sevilla?

-No son tiempos de cambios ni de experimentar porque los márgenes son los que son. La estructura será similar a la de la temporada 2018 en cuanto a número de festejos y planteamiento. Habrá que desear que los toros embistan porque figuras hay suficientes como para que esto sea un éxito permanente.

-Y en el elenco ganadero, ¿habrá muchos cambios?

-A estas alturas el 99% de las ganaderías ya se han visto, y no una ni dos veces, sino más. Esta labor la hacemos pronto y tenemos mucho visto. La decisión definitiva se tomará en breves días. ¿Cambios? No puede haber muchos respecto a lo que generalmente se anuncia, aquí han venido ganaderías de primerísimo nivel y en esa línea tenemos que seguir salvo que alguna figura quiera hacer algún gesto especial con otro tipo de ganaderías… y hasta la fecha no nos han avisado.

-La pasada semana se hizo oficial el apoderamiento de Miguel Ángel Perera por dos hombres de la Empresa Pagés.

-Estoy en Lima con Roca Rey y ayer -por el pasado lunes- el consejero de mi sociedad, Pedro Rodríguez Tamayo, me llamó para decirme que había cerrado, junto a Santi Ellauri, el apoderamiento con Miguel Ángel Perera. Lo único que hice fue felicitarle. Me enteré quince minutos antes de que se hiciera pública la noticia. Cuando esta empresa acomete un apoderamiento lo dice abiertamente. En este caso, Ellauri y Tamayo van por libre. Es una relación completamente ajena a Pagés y a Ramón Valencia. Repito que me enteré quince minutos antes, yo no tenía ni idea.

-¿Hasta cuándo la figura del empresario-apoderado?

-Históricamente ha habido grandes apoderados independientes, con muchísima fuerza, pero también es cierto que desde hace años el empresario ha usado la baza de ser apoderado a su vez. ¿Quién tiene la culpa? No lo sé, hay quien dice que el torero se cobija en las grandes empresas y hay quien dice que las empresas, utilizando su teórica fuerza, apoderan toreros. Quédese con la que más le guste. A día de hoy no puedo estar en desventaja absolutamente con nadie. Estoy centrado en Andrés -Roca Rey- y difícilmente haga otro apoderamiento, o casi seguro que no, pero no se puede decir que de este agua no beberé.

“Individualmente nadie puede arreglar nada. No es fácil entenderse porque cada uno tiene sus intereses, el torero los tiene a corto plazo y el ganadero y el empresario, a largo, y ahí hay un conflicto”

-Morante, El Juli, Manzanares y Roca Rey. ¿De ahí saldrá el cartel del Domingo de Resurrección?

-Los cuatro son grandiosos toreros, pero no quita que pueda haber alguien más. Es pronto para hablar de esto. Sobre el cartel del Domingo de Resurrección es la propia ciudad de Sevilla la que lo va hablando y nosotros lo que hacemos es apuntarnos a lo que el gran público va manifestando. Hay que contar con ellos y que ellos quieran. No es un capricho de la empresa.

-Con una corrida de las llamadas monstruo se arregla.

-Monstruo sería de verdad… porque a ver quién paga ese cartel.

Dos nombres propios

MORANTE DE LA PUEBLA

“Sevilla forma parte de su casa, pero hasta después de Navidad no comenzamos a hablar con los toreros. Me consta la gran disposición que tiene José Antonio de estar en Sevilla, ahora hay que buscar qué le puede encajar. ¿Su situación con la televisión? No soy su apoderado, lo tienen que decidir ellos. Nosotros estamos dispuestos al diálogo que ellos propongan”.

DIEGO VENTURA

“Siempre ha habido diálogo con él; el diálogo nunca debe faltar en una mesa, otra cosa bien distinta es que se entienda uno o no se entienda, pero el diálogo no se debe olvidar nunca… ni la educación tampoco”.

Fotos: ARJONA