www.aplausos.es

MADRID

Simón Casas: "San Isidro con el bombo supera en costes de producción a cualquier otro San Isidro"

El productor francés explicó con su habitual pasión la configuración de la feria tras el sorteo de las diez corridas que forman parte del bombo: "Roca Rey-Adolfo es la prueba de que hemos triunfado", añadió

jueves 21 de febrero de 2019, 16:28h

Fotos: JAVIER ARROYO

Este jueves, tras el sorteo parcial de la Feria de San Isidro, el empresario de Las Ventas atendió las preguntas de la prensa con su personal apasionamiento. Simón Casas explica así la renovadora configuración de la programación: "Se trata de romper los moldes establecidos con mucho respeto a las figuras y al público. Hay ganaderías que no están en el bombo y que pueden escoger las figuras. Hemos reservado los dos puestos restantes de cada corrida sorteada para nuestra creatividad empresarial. Las figuras suelen escoger las ganaderías históricamente; hay seis carteles como mucho de máximo interés. Con esta fórmula hemos conseguido tener diez carteles de máximo atractivo". Preguntado por el resto de los carteles, aclaró que a estos diez se suman otras tardes como "el gesto de Emilio de Justo, que estará en los carteles de Victorino Martín y Baltasar Ibán, además de una de las tardes del bombo".

Tratándose del particular carácter de la afición de Las Ventas, Simón Casas destacó la importancia de los otros hierros atractivos más allá de los de interés para las figuras: "Estamos hablando de Madrid, las corridas toristas tienen tanto peso como una figura del toreo en un cartel. Por lo tanto, calculo que tendremos quince corridas como mínimo con interés, además de todas aquellas en las que se apunten las figuras fuera del bombo como la de El Pilar, Santiago Domecq o Zalduendo".

Para el que piense que puede haber bolas calientes, aseguró: "La suerte es inteligente, con la primera combinación, Adolfo Martín-Roca Rey, ya ha triunfado el bombo. Si ves una película diez veces, te termina aburriendo, por muy buena que sea. Queremos romper con lo predecible".

A la hora de seleccionar esos diez hierros que entraron en el bombo, el productor francés señaló a su socio Rafael García Garrido, indicando cómo él y el resto del equipo habían seleccionado esos diez hierros top: "No lo he consensuado con las figuras. Sólo existe el deseo de obtener nuestro compromiso con el toreo y con esta plaza. No hay manipulación de ningún tipo. Queremos ser el gobierno de la transición entre un tiempo preocupante y un tiempo esperanzador. Está Enrique Ponce, maestro de maestros, y Roca Rey, que con este gesto se ha convertido en máxima figura del toreo. Ya era figura pero ha conseguido situarse en lo más alto en todos los sentidos".

Al ser preguntado por la ausencia de El Juli, dijo que el bombo es sólo una opción para entrar en San Isidro, además de las corridas extraordinarias de Beneficencia y de la Cultura: "Quedan ganaderías interesantes como las mencionadas anteriormente o La Quinta. Si alguna figura quiere una ganadería de un hierro con garantías o hacer un gesto, puede entrar perfectamente en San Isidro. Hemos aportado una invención, una creatividad, que es este bombo. Lo hemos entregado a Madrid y a la Fiesta. Esta vía es un nuevo acceso para entrar en Madrid".

Por último, hizo referencia a las críticas existentes y respondió llamando al corporativismo: "Debemos trabajar todos unidos. No digo que no haya derecho a crítica, pero es importante que rememos en la misma dirección. Este barco es el arte del toreo y necesita amor en su interior para tener fuerza para seguir adelante". En la misma línea se le recordaron las voces que acusan al bombo de un ahorro para quitarse la contratación de ciertas figuras: "Esto no es una operación económica. El coste de producción de este San Isidro será tan elevado o mayor que el de una feria de San Isidro convencional".