www.aplausos.es

FERIA DEL TORO

Ventura, Ponce y El Juli, garantía de triunfo

La terna abre la puerta grande de Olivenza tras desorejar un toro de cada uno de sus respectivos lotes

sábado 09 de marzo de 2019, 17:48h

Fotos: ARJONA

Ventura paró en círculos con Lambrusco y puso un rejón. El de Guiomar tenía un tranco ideal para el temple que Ventura imprimió con Guadalquivir en banderillas. Pero el rejoneador buscaba más lío y lo encontró precisamente con Lío con el que quebró en los medios provocando las ovaciones. Emocionante resultó la tercera banderilla citando muy en corto y batiendo en la misma cara del astado. Faltó algo más de chispa en el toro para que hubiese habido más emoción en el ruedo y de ahí a los tendidos.

El primero de lidia a pie se coló varias veces por el izquierdo en el capote y en banderillas. Pero llegó Ponce y comenzó a ganarle pasos hasta los medios y el defecto quedó corregido en la primera tanda. Y de esa manera que parece tan sencilla, encandiló una tarde más al público ligando series con la diestra. Epilogó con las poncinas con las que ya terminó de formar el alboroto.

Quitó Julián al segundo de lidia a pie, tercero de la corrida, con un variado de chicuelinas con cordobinas. A pies juntos por alto inició la faena de muleta. Conoce Julián tan bien a esta ganadería que sabe perfectamente cuando apretar el acelerador para someter por abajo y cuando aliviar al toro dando tiempos o acariciando al natural. De un desarme hizo virtud toreando de rodillas para volver a armar el taco. Terminó en cercanías exprimiendo por completo al de Garcigrande y poniendo al público en pie.

A Ventura solo le valía el triunfo y para eso nada mejor que confiar en tu caballo estrella, Nazarí, con el que colocó una banderilla por dentro de mucho riesgo. Lastima que el toro tuviese tan poca raza. Acortó metraje a lomos de Fino con el que citó muy en corto. Y cómo seguía faltando esa conexión sacó a Dolar para poner banderillas a dos manos sin cabezada, más efectistas que efectivas, pero de un mérito impresionante por lo que le exige a su cabalgadura. Remató con Remate y las cortas.

El quinto pecó de falta de raza, pero eso no supuso problema para Ponce que, tanda tras tanda, consiguió embarcarlo a base de tesón y provocando las arrancadas con la voz y toques fuertes. De esa manera compuso una faena con la que demostró que no hay toro que no le valga.

El sexto se movía más que embestía en los primeros tercios. Llevando siempre la cabeza a media altura. Pero tenía la virtud de que se desplazaba y Julián lo puso largo para aprovechar esa inercia. De esa manera, toreando a su favor, consiguió meter al toro en el canasto hasta lograr que el animal terminase embistiendo en lo poco que duró hasta que buscó las tablas.

Olivenza (Badajoz), sábado 9 de marzo de 2019. Feria del Toro. Toros de María Guiomar Cortés de Moura, para rejones (1º y 4º), desrazados, y de Garcigrande y Domingo Hernández (5º), para lidia a pie, desiguales de presentación y juego. El 5º resultó el más deslucido. Diego Ventura, ovación con saludos y dos orejas; Enrique Ponce, dos orejas y silencio; El Juli, dos orejas y palmas. Entrada: Lleno