www.aplausos.es

FERIA DE SAN ISIDRO

Vuelta a la torera inteligencia de Robleño en Las Ventas

El madrileño entiende al toro de Escolar más noble mientras que Gómez del Pilar es ovacionado por su gran actitud

martes 28 de mayo de 2019, 18:28h

Fotos: JAVIER ARROYO

Arrancó el homenaje a Albaserrada con un toro complicadísimo de José Escolar. Ya se frenó de salida en el capote de Fernando Robleño, que lo recibió en los terrenos de sol. La amplia cara se estrelló sin empleo real en el peto. Cortó en banderillas. Avisado desde el principio, fue imposible plantear faena: se quedó corto, se venció en cada muletazo, gazapeó midiendo. Una prenda. La falta de poder evitó poner en aprietos a un solvente Robleño. En cambio, no dio esa sensación con los aceros. Silencio tras aviso.

El cuarto, hondo en su baja hechura, ancho de sienes, se desplazó con recorrido de salida. Fernando Robleño manejó con soltura el capote y remató con dos medias muy arrebatadas. En el caballo le faltó humillación pese a que empujó. Llegó a la muleta con nobleza y humillación. La veteranía de Robleño fue fundamental para meter al toro en el canasto. Hubo derechazos cargando la suerte, empujando la embestida, transmitiendo mucho. Otra tanda tuvo emotividad por el izquierdo. Los remates y los desplantes tuvieron solera. Vuelta al ruedo tras leve petición y aviso.

Gómez del Pilar recibió al segundo de José Escolar a portagayola. Muy montado y despegado del suelo. El recibo tuvo emoción porque nada más incorporarse continuó con verónicas y remató con una media. Muy aguerrido todo. Lo puso en dos ocasiones a bastante distancia. En el primer puyazo cumplió, le costó más ir en el segundo encuentro aunque luego se empleó a media altura. Excesivamente largo fue el tercio de banderillas. Gómez del Pilar inició la faena con la misma determinación que marcó el resto de su labor. El toro pasaba, con la cara a media altura. Con disposición, el madrileño logró momentos de reunión. Molestó muchísimo el viento. Dejó una estocada tras aviso y Madrid ovacionó su buena actitud.

El quinto fue el más feo de la dispar corrida de José Escolar. Dos velas hacia el cielo y una cara de viveza acongojante. Gómez del Pilar volvió a la puerta de chiqueros. Otra portagayola de infarto. Ya erguido, el toro le fue encerrando en las tablas y después se volvió solvente dándole los adentros para rematar en los medios. Oficio y profesionalidad. Las dos veces se arrancó de largo al caballo, empujó mejor en el primer puyazo. Es cierto que fue muy espectacular en su arrancada. No descolgó nunca. En la muleta fue complicadísimo, nunca quiso ir hacia delante. Tuvo genio en sus tarascadas. Gómez del Pilar porfió con arrojo. Dejó media estocada después de un pinchazo. Saludos tras aviso.

Fino y de buena hechura fue el tercero. Algo protestado de salida pese a su seria expresión. Se frenó en el capote de Ángel Sánchez y exigió venir enganchado en cada viaje. Si no, se metía por dentro con peligro. Iván García cogió las riendas de la lidia, con determinación trató de llevar al toro largo aunque a veces se quedaba a mitad de viaje. Se le dieron dos puyazos fuertes y en banderillas saludaron Raúl Ruiz y Fernando Sánchez tras resolver las dificultades planteadas, que no fueron pocas. El viento volvió a condicionar la faena de muleta. El de José Escolar tuvo mucha transmisión. Ángel Sánchez hizo un esfuerzo. El toro exigió mucha colocación y anticipación. Cuando así lo hizo el joven espada el toro respondió con emoción hasta que de mitad de faena en adelante se aburrió con la cara alta. Sánchez estoqueó de forma habilidosa. Saludos.

El sexto tuvo hechuras más en la línea santacoloma que en la procedencia homenajeada. Astifino y armónico. Ángel Sánchez pareció trastabillarse en el saludo capotero entre los frenazos y regates del "escolar". Se lució Iván García en el primer par y Fernando Sánchez en el suyo. Espectacular. Madrid les tributó una fuerte ovación. Brindó el toro al futbolista Miguel Arizmendi. La faena de Ángel Sánchez tuvo demasiadas dudas. El toro aprovechó a meterse por dentro cuando no había el mando que exigía. Aun así, no fue fácil. La estocada quedó desprendida. Silencio tras aviso.

Madrid. Martes 28 de mayo de 2019. Feria de San Isidro. Toros de José Escolar, desiguales de presentación y de interesante juego. Complicados 1° y 5°, noble el 4°, exigente el 3°, soso el 2° y repetidor el 6°. Fernando Robleño, silencio tras aviso y vuelta al ruedo tras leve petición y aviso; Gómez del Pilar, ovación tras aviso y ovación con saludos tras aviso; Ángel Sánchez, ovación con saludos y silencio tras aviso. Entrada: Tres cuartos de plaza. El hierro de José Escolar lucía dibujado en el ruedo. Saludaron tras banderillear al tercero Raúl Ruiz y Fernando Sánchez; e Iván García saludó tras lidiar al tercero.