www.aplausos.es

La página de Manolo Molés

Más pluralidad que nunca

La fiesta de los toros está más viva que nunca, con mejores actores que en los últimos años y con más espectáculos en esta vieja piel de toro que se llama España. Coño, hay toros, aunque sea para recortar o torear a cuerpo limpio, en muchos pueblos de Cataluña, como hemos visto a través de la televisión y los telediarios que siempre están buscando las cosquillas negativas de la tauromaquia en la plaza o en la calle. El último numerito de la televisión fue ver a un toro saltar al tendido de una placita catalana, muy guapa, y dar un susto a parte de los espectadores. Trataron al toro como una fiera corrupia en la televisión cuando el animal, que ya lo habían sacado a la plaza varias veces, lo que estaba deseando era huir cuanto antes de aquella verbena. O era manso o estaba hasta los pitones de tanto acoso y griterío. Pero fue positivo que nos enteráramos de que en territorio hostil el toro está en los festejos populares. No prohibido.

Como pasó en Mallorca, estoy convencido de que nada podría legalmente detener que volvieran los toros a Barcelona. Se pueden dar, o se montaría un pollo de ilegalidad, que también sería interesante. Pero la llave la tiene Balañá. Y Balañá tiene su negocio principal en los cines y sus apoyos o subvenciones. Y hasta medallas por traducir las películas, sean del país que sean, al catalán. Y como Balañá no se atreverá nunca, me temo que tampoco será capaz de vender o alquilar la Monumental cumpliendo otro “servicio” más a la Generalitat.

FRANCIA NO ADMITE ERRORES DE BULTO EN LO TAURINO

Y duele porque ahora tenemos, a más de los clásicos Juli, Castella, Perera, Manzanares, Cayetano, Morante, Fandi, etcétera, una hornada clave de toreros cuajados y de toreros que van a marcar el futuro como Pablo Aguado, Ginés Marín, Emilio de Justo, David de Miranda, Roca Rey, cuando vuelva, la categoría artística de Paco Ureña, Álvaro Lorenzo, Diego Urdiales, Daniel Luque, redimido en las Galias, el maduro magisterio lidiador de Antonio Ferrera, la solera de Curro Díaz. No olviden a Moral, Escribano, Garrido, Chacón, el valor de Juan Leal, la chispa de Román; al fin México tiene un gallo a punto de consolidarse, Luis David. Un chaval llamado Ponce y cien matadores más que no me caben en esta lista. Nunca en los últimos años tuvimos un “ejército” tan brillante como este. Donde faltan muchos: López Simón, recuperando, y ya está a punto para volver tras un año sabático un grande llamado Alejandro Talavante. Hay tela de toreros atractivos, de maestros, de novedades y de toreros que todavía solo comen toro duro: los Lamelas, López-Chaves, Sánchez Vara, Javier Cortés, grande y maltratado, Rafaelillo, Eugenio de Mora, ¿qué pasa con el olvido a David Mora?, un puñado de toreros galos y docenas que no me caben aquí. Más toreros capaces que nunca. En eso tampoco está la Fiesta en crisis.

Lo bueno de septiembre es que a más de las muchas corridas de toros, este es el mes por excelencia de los novilleros. Hombre, sería mejor que fuera el mes de marzo el de los novilleros para que así pudieran entrar en más ferias, pero es lo que hay y también vale triunfar en el mes de la uva. Voy a nombrar solo a cuatro ejemplos perfectos de buena organización, respeto, categoría, promoción y ganaderías importantes que calibran el futuro de los jóvenes aspirantes a la gloria del toreo. Hay más y se agradece, pero hay cuatro grandes: el Alfarero de Oro de Villaseca de la Sagra, cuatro novilladas con ganaderías de categoría, por ahí han pasado todos y han triunfado muchos, entre ellos, Roca Rey, Álvaro Lorenzo, Daniel Luque, Emilio de Justo, etcétera. Caiga donde caiga, añado Calasparra (buena feria y buen arroz) y el trio clásico: Arnedo, Algemesí y Arganda del Rey. La triple “A”.

Tenemos a más toreros clásicos que nunca, una hornada clave que va a marcar el futuro, maestros, novedades, toreros atractivos y otros que se comen el toro duro. Nunca en los últimos años tuvimos un “ejército” tan brillante como el actual. En esto, la Fiesta no está en crisis

Francia no admite errores de bulto en lo taurino. Y no entiendo cómo en Mont de Marsan se lidiaron, dicen, dos toros de Victorino con poco más de 400 kilos. Eso ha supuesto la dimisión del presidente de la Comisión Taurina, Guillaume François y el final del empresariado, Simón Casas y María Sara, que llevaron el coso desde 2008. El alcalde de la localidad, Charles Dayot, ha encargado el futuro de la plaza a Juan Bautista, empresario también de Arles y muy valorado en las Galias. Le acompaña en Mont de Marsan, Alain Lartigue. Seguro que Simón y también Castella entrarán en el futuro de la explotación de las principales plazas francesas.

VILLASECA DE LA SAGRA: CUANDO HAY VERDAD, TODO SALE BIEN

En Villaseca de la Sagra, en una noche espléndida de diálogo con la afición y un alcalde que lleva 20 años al frente de una gran feria, aprendí que cuando hay verdad, todo sale bien. Un pueblo de dos mil habitantes y una plaza llena todos los días. Y un pueblo que vale la pena conocer. Allí todo es a favor de la Fiesta. Dos mil ciudadanos y ni un parado. Y los carteles, impecables. Al alcalde le llevan votando con mayoría total desde hace dos décadas. Eso es de puerta grande.

La genética funciona. Y me alegro. Para mí hay un trío del que aprendí y disfruté del arte de Marialva, del que en un principio no disfrutaba mucho. Es verdad que fue Manuel Vidrié al que vi “torear a caballo”. Torear. Y a Lupi, la batida. Y a Moura, a dos pistas con Ferrollo e Importante. Pero fue Pablo Hermoso de Mendoza el que elevó su magisterio sobre los anteriores. Y en mi mente y en fases diferentes, ese trío -Vidrié, Hermoso y Ventura- son la cumbre. Es buena cosa que el hijo de Hermoso aprenda del padre pero tiene personalidad propia. El toreo a caballo, cuando miras esos espejos nombrados, no es un “numerito” sino otra rama importante de la tauromaquia del futuro. Solo pido una cosa: que no toreen siempre murube. Abran los encastes o entramos en la rutina.