www.aplausos.es

REPORTAJE

Plazas de culto
Ampliar

Plazas de culto

Las plazas de toros y las construcciones religiosas jalonan la geografía española y son referente de nuestra cultura desde tiempos inmemoriales. Algunas de ellas constituyen los monumentos más destacados de nuestro patrimonio. Si por separado son impresionantes, hay casos en los que religión y tauromaquia se dan la mano y comparten conjuntos arquitectónicos de incuestionable belleza. Les proponemos un viaje por algunos de ellos

lunes 25 de noviembre de 2019, 13:00h

SANTA CRUZ DE MUDELA

Provincia: Ciudad Real.

Ermita de las Virtudes.

Origen: 1645.

La plaza de toros de Santa Cruz de Mudela, en la provincia de Ciudad Real, es tal vez la más icónica de las que reúnen el coso taurino con la construcción religiosa. Ermita y plaza están perfectamente unidas, configurando un conjunto arquitectónico, declarado Monumento Histórico Artístico, en el que se aúnan toros y religión.

La plaza cuadrada fue construida en 1645 aunque las referencias sobre su actividad taurina datan de 1722. De sillería clásica, combina la madera de sus galerías altas, con zapatas y balaustrada, con las barreras de color almagre, con el blanco de los muros y la piedra de las columnas de la fachada del santuario.

Tiene una capacidad para 3.500 espectadores y acoge anualmente una programación de festejos coincidiendo con la festividad de San Marcos y en septiembre con motivo de la romería de la Virgen.

La ermita de la Virgen de las Virtudes se remonta al siglo XV, destacando su techumbre mudéjar y la capilla mayor, la cual posee una hermosa decoración barroca, como también el camarín de la virgen. A la ermita se puede acceder por uno de los lados de la plaza de toros.

ENCINA DE SAN SILVESTRE

Provincia: Salamanca.

Ermita de la Virgen de la Peña del Castillo.

Origen: Siglo XIX.

Entre Encina de San Silvestre y Villaseco de los Gamitos, en Salamanca, se sitúa la ermita de la Virgen de la Peña del Castillo. Se construyó junto a unas ruinas de una fortaleza convertida en una plaza de toros rudimentaria pero de gran sabor en la que antiguamente se soltaban vaquillas.

EL VISO DEL MARQUÉS

Provincia: Ciudad Real.

Ermita de San Andrés.

Origen: Siglo XVI.

En plena Sierra Morena, a unos 15 kilómetros de El Viso del Marqués, se encuentra la ermita de San Andrés, junto a ella hay una coqueta plaza de toros cuadrangular que acoge durante las fiestas del patrón suelta de vaquillas, espectáculos de recortes y varios festejos populares.

PUEBLA DE SANCHO PÉREZ

Provincia: Badajoz.

Santuario de Nuestra Señora la Virgen de Belén.

Origen: Siglo XIV.

Adosada a la izquierda del Santuario de Nuestra Señora la Virgen de Belén, se encuentra la plaza de toros de Puebla de Sancho Pérez, una de las plazas de toros más originales de la geografía española. De una forma rectangular, por el lado oeste se emplaza un pórtico que data del siglo XIV. Es considerada por algunos como la plaza de toros más antigua de España, aunque no hay constancia documental de que se celebrasen festejos hasta el siglo XIX. El palco de la presidencia está cubierto y protegido con un balconcillo de forja y una pequeña grada para la banda de música y encima de esta grada hay una ventana de forja, que era desde donde los frailes o el cura presenciaban los festejos.

La edificación es a base de mampostería, piedras y ladrillos enlucidos y encalados con parte de madera, con troneras y aforo para 2.000 espectadores. Un muro macizo con tres gradas cierra el recinto taurino, que fue reformado en 1984, y la posterior edificación de una dependencia destinada a enfermería, de la que carecía, utilizándose anteriormente como tal la Sacristía de la ermita. Se vienen celebrando festejos desde tiempo inmemorial, contándose con carteles de festejos taurinos de 1857. Actualmente se vienen celebrando festejos en San Isidro -15 de mayo- y 8 de septiembre, festividad de la patrona, Nuestra Señora la Santísima Virgen de Belén. En esta plaza dio sus primeros pases Alejandro Talavante, hijo de la localidad.

LA PARRA

Provincia: Badajoz.

Ermita de San Juan.

Origen: Siglo XV.

En la localidad pacense de La Parra, rodeada de dehesa, se levanta una pequeña placita al lado de la ermita de San Juan, patrón de la localidad. La construcción de piedra data del siglo XV y en un principio la plaza servía de zona de descanso para los ganaderos cuando en época de transhumancia iban a la dehesa de La Parra.

Más tarde comenzaron a realizarse festejos taurinos hasta una época más o menos reciente y por su arena han pasado toreros como Antonio Ferrera. Llaman la atención las troneras que se sitúan incrustadas en la pared de la plaza que servían de defensa para los toreros antes de instalarse los actuales burladeros, y que todavía siguen utilizándose por los toreros.

De forma pentagonal, tiene un aforo para 1.500 personas. Además, tiene una preciosa capilla del siglo XV y una sacristía que en los días de festejo acoge la enfermería.

BODONAL DE LA SIERRA

Provincia: Badajoz.

Ermita Nuestra Señora de las Flores.

Origen: Siglo XVIII.

Los habitantes de Bodonal de la Sierra han tenido afición por los toros desde el siglo XV a través de festejos populares, capeas... hasta la prohibición de Felipe V en 1713. Eso hizo que la hermandad de la Virgen de Flores construyera la plaza de toros, junto a su ermita -en la imagen pueden observar al fondo la iglesia-, para celebrar corridas regladas y a beneficio de esta hermandad y así burlar la prohibición, que solo permitía la celebración de festejos taurinos siempre que tuvieran aplicación religiosa.

Desde entonces, la plaza de toros ha sido el centro de la actividad taurina en la localidad. En unas ocasiones con la celebración de festejos populares y en otras con festejos de mayor fuste.

A partir de mediados del siglo XX, a causa de diversos problemas económicos, el coso se fue deteriorando y finalmente en 1997 la propiedad de la plaza pasó del Obispado al Ayuntamiento.

Tras unas obras de rehabilitación en las que se colocaron barreras nuevas y se arreglaron las gradas, la plaza se reabrió en 2010 con un festejo de rejones. En la actualidad su aforo es de unos 3.000 espectadores.

ALARAZ

Provincia: Salamanca.

Ermita del Santo Cristo del Monte.

Origen: Siglo XVIII.

La plaza de toros de Alaraz se levanta pegada a la ermita del Santo Cristo del Monte, construida en el siglo XVIII. Un conjunto arquitectónico sobrio y de gran belleza. En sus gradas caben 2.000 personas que se reúnen sobre todo en septiembre en las fiestas del patrón. El coso se reinauguró en 2007 y desde entonces acoge festivales y festejos populares.

CAMPILLO DE ALTOBUEY

Provincia: Cuenca.

Santuario de la Virgen de la Loma.

Origen: Siglo XVIII.

El Santuario de la Virgen de la Loma, del siglo XVIII, antiguo convento de San Agustín, uno de los mejores ejemplos del barroco en la provincia de Cuenca, aguarda una sorpresa en su interior. Tras su espectacular fachada se sitúa una plaza de toros con 3.500 personas de aforo.

El conjunto arquitectónico se divide en convento e iglesia, cuyas fachadas están unidas ofreciendo al visitante una estampa impresionante.

Tras la desamortización de Mendizábal, el antiguo claustro del convento se convirtió en una plaza de toros que en la actualidad sigue teniendo actividad y ofreciendo festejos taurinos.

CARRANZA

Provincia: Vizcaya.

Santuario de la Virgen del Buen Suceso.

Origen: Siglo XX.


En un paraje único, en Vizcaya, en el Valle de Carranza, entrando por el puerto Escrita y tras bajar kilómetro y medio por la carretera, a la derecha, se encuentra la carretera que se dirige al barrio El Suceso. Allí se sitúa un santuario levantado entre 1670-1671 y consagrado a la Virgen del Buen Suceso, declarada patrona del Valle de Carranza en 1926. En su interior se contruyó más tarde la plaza de toros El Suceso, que se inauguró el 18 de septiembre de 1951.

Con aforo para 2.140 espectadores, el coqueto coso acoge cada 18 de septiembre un festejo en honor a la patrona.

HIGUERA DE LA SIERRA

Provincia: Huelva.

Ermita del Santísimo Cristo del Rosario.

Origen: Siglo XIX.

Situada junto a la ermita del Cristo del Rosario, la plaza de toros de Higuera de la Sierra conforma conjuntamente con la fuente del Cristo un rincón urbano de sencilla belleza.

La plaza de toros data del año 1887, en ella se celebraba el afamado festival taurino de Higuera de la Sierra. Es una plaza de arquitectura popular que por su enclave y belleza supone uno de los grandes atractivos patrimoniales del pueblo.

El arraigo taurino de la localidad se ha dado cita en esta plaza por la que han pasado las grandes figuras del toreo.

ALMAGRO

Provincia: Ciudad Real.

Santuario de Nuestra Señora de las Nieves.

Origen: Siglo XVI.

A ocho kilómetros de Almagro se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de las Nieves, construido entre 1588 y 1641. Integrado en el recinto se halla la plaza de toros, levantada en 1761. Ha sufrido varias remodelaciones. Construida en mampostería, la plaza se inauguró en 1795. Destaca el paredón del santuario que cierra uno de los lados de la plaza de toros y que tiene una ventana a través de la cual se ve a la Virgen. Los tendidos se apoyan en dos muros de carga, el de la barrera y el que se apoya en el santuario.

RASINES

Provincia: Cantabria.

Ermita de los Santos Mártires.

Origen: Siglo XIX.

En la localidad cántabra de Rasines, junto a la ermita de los Santos Mártires, a la salida del municipio, junto a la carretera hacia Ramales, se sitúa la peculiar plaza de toros del municipio. De carácter más bien popular, se trata de un coso rectangular de mampostería y sillería tosca, de 17,40 por 16,80 metros, con barrera de madera y burladeros en los esquinales. En su lado norte se sitúan los palcos, los corrales y los chiqueros. Posee una capacidad estimada de 1.000 personas.

Fue construida en el año 1758. Asimismo, en 1769 un documento cita el pago de 4 reales y 8 maravedíes por “poner el toro en la Plaza y Coso” y menciona un pago a los “comediantes y danzantes”, que completaban el espectáculo de la lidia y muerte de la res. En 1818, tras la Guerra de la Independencia, se recupera la celebración del toro de muerte, restaurándose en ese momento la barrera de la plaza y las paredes del coso.

Existen datos de su actividad desde 1766 pero se cree que ya se realizaban actos taurinos con anterioridad. Durante mucho tiempo estuvo en ruinas hasta 1995, año en el que fue rehabilitada.

VILLAHERMOSA

Provincia: Ciudad Real.

Santuario Ntra. Sra. de la Carrasca.

Origen: Siglo XVI.

El Santuario es junto con el de las Virtudes en Santa Cruz de Mudela y el de la Virgen de las Nieves en Almagro los tres únicos Santuarios-Plaza de toros de la provincia de Ciudad Real. Goza de unas impresionantes infraestructuras, con casas y chalets, habitaciones (denominadas “cuartos”) que se subastan para la Romería. La ermita fue construida en el siglo XVI, produciéndose diversas reformas en los siglos XVII y XVIII. En el edificio actual pueden observarse también toda una serie de habitaciones para el hospedaje de peregrinos, que se ubican en la segunda planta del edificio y sobre la plaza de toros. La puerta principal de la ermita se sitúa sobre el eje central de la plaza cuadrada. Salvo el ala norte del interior de la plaza, el edificio está rodeado por una construcción de dos cuerpos, distinguiéndose una primera planta porticada con arcos de medio punto y una segunda planta con pilares y barandilla de hierro para observar el festejo.

En la actualidad sigue albergando festejos, sobre todo novilladas sin picadores.

TRUCIOS

Provincia: Vizcaya.

Iglesia Parroquial, ermita de la Caridad, ermita de San Roque y ermita de Trinidad.

En Trucios existen cuatro plazas de toros, lo cual demuestra que la afición de sus habitantes por estos espectáculos se halla muy arraigada, las cuatro se hallan asociadas a un templo: a la Iglesia Parroquial, a la ermita de la Caridad, a la de San Roque y a la de Trinidad.

Es llamativa la cantidad de plazas de toros repartidas por los barrios de las Encartaciones Occidentales. La tradicional economía ganadera de los habitantes hacía corriente el empleo de vaquillas bravas en las diversiones que se celebraban periódicamente según el calendario religioso. Se localizan cercanas a las ermitas de los barrios, en terrenos terraplenados tendentes a la planta circular, utilizando el desnivel como defensa y construyendo muros altos donde era necesario. Contaban con toriles y tribuna de obra de cantería. Los burladeros eran simples lajas clavadas en el muro que facilitaban el salto.

La plaza de San Roque apareció junto a la ermita, cuando ésta se levantó en 1765. Era de planta irregular. Se llevó a cabo una profunda transformación en 1983, dándole planta circular, con barrera de mampostería y un banco corrido alrededor. Conserva toriles y restos de la tribuna. Fue remozada de nuevo en el año 2006.

La plaza de Cueto es un ejemplo muy bien conservado, pegante a la ermita de la Caridad, también conocida como de Santa Isabel. Es de planta circular, asentada en la ladera en desnivel mediante contrafuertes. Tiene barrera de obra de mampostería de más de metro y medio de altura. En un lado hay dos toriles cerrados, con acceso adintelado. Toda ella fue levantada en 1755.

La plaza asociada a la Iglesia Parroquial tiene planta circular con barrera y cuatro filas de tendido, sin aparecer totalmente cerrada, presentando un amplio acceso por el sudeste. Aunque datada en el siglo XVIII, aproximadamente hacia 1734, fue transformada, en una plaza de hormigón del estilo “español” o “castellano”, en una desafortunada obra hacia el año 1957. Esta plaza recibe el nombre de San Pedro de Romaña.

La plaza de Gordon, al lado de la ermita de la Trinidad, en cambio presenta un estado de abandono. Se contruyó hacia 1800.