Aplausos
27 de enero de 2020, 0:35:25
Noticias

FERIA DE OTOÑO


Puerta Grande para Tomás Rufo en Madrid

El talaverano aprovecha un buen lote de Fuente Ymbro y se convierte en el primer novillero en abrir la puerta grande tras Roca Rey en 2015

Por Gonzalo I. Bienvenida


Fotos: JAVIER ARROYO

Por fin un novillero descerrajó la puerta grande de Las Ventas después de cuatro años de sequía. Tomás Rufo cortó una oreja a cada novillo de su lote en una actuación marcada por la entrega y la inspiración.

El segundo fue más bastito. De lomo recto y cepa gruesa. También bajo. Embistió con las manos de salida y resultó muy abanto durante la lidia. Se picaron en quites Fernando Plaza y Tomás Rufo. Ambos por gaoneras. Madrid agradeció la rivalidad. Empezó por alto y pronto se echó la muleta a la mano izquierda. Se entregó el torero de Talavera desde el principio. Enganchando la embestida delante y llevándola hacia atrás en redondo. Dos tandas cumbres, en las que el novillo respondió por abajo con transmisión. Hubo un bache con la mano derecha aunque precisamente por ese pitón remontó la faena en circulares completamente erguido. El final genuflexo a dos manos tuvo torería. Se le paró el novillo entre doblones y aguantó con gallardía. Hubo naturales genuflexos de extraordinaria calidad. La estocada fue con todo, quedó tendida y suelta pero tuvo efecto. Oreja de ley.

El quinto, hondo y cuajado, traía buenas hechuras. En el capote resultó algo bruto aunque se empleó bien en el caballo. Plaza quitó por tafalleras, preciosa la revolera del remate. Fantástico tercio de banderillas de Rafael González y Fernando Sánchez, bien lidiado por Sergio Blasco. El novillo se vencía por el pitón derecho pero se desplazaba bien por el izquierdo. Tomás Rufo brindó a su paisano Florito. La faena fue arrebatada desde el inicio: se puso a torear directamente sobre el pitón derecho. El novillo se arrancaba pronto, en galope y obedecía con humillación. Rufo supo extraer las virtudes del novillo buscando la colocación y entregándose en cada tanda. La faena fue un caos por su falta de estructura pero estuvo preñada de alma. Madrid se rompió cuando intercaló el cambiado por la espalda con el doblón y la trincherilla. Pura inspiración para un novillo con mucha transmisión que fue acortando su recorrido. Hubo naturales de mucha personalidad. El final andando hacia las tablas tuvo quilates. El mismo alma que le había puesto a la faena lo puso en la estocada. Oreja con petición de la segunda y dos vueltas al ruedo.

El tercer novillo de Fuente Ymbro, de buena hechura, abría la cara. Salió suelto de los capotes. Sólo se quedó fijo en el quite de El Rafi que combinó chicuelinas con tafalleras. Se centró en la muleta de Fernando Plaza que inició por estatuarios. El novillo resultó noble pero fue perdiendo celo hasta terminar soseando demasiado. Plaza insistió sin lograr transmitir. Empleó el descabello tras fallar con la espada. Silencio.

Se presentó El Rafi en Madrid con un novillo de Fuente Ymbro de bonita cara aunque falto de cuello. Cumplió en el caballo y dejó un buen par Gómez Escorial. El inicio por alto abrió los caminos, tuvo dos tandas de buena humillación en la que, unas veces el viento y otras las cercanías, no permitieron que la faena tomara vuelo. Rafi apuró las embestidas cuando el fuenteymbro se había venido abajo. Terminó con unos remates andando hacia las tablas. La estocada cayó baja. Silencio.

Un toro de cualquier plaza fue el cuarto. Por su cuajo, por su descarada expresión, por su altura. Mansa fue su condición, especialmente en los primeros tercios. Corretón, huidizo, probón. No fue nada fácil. En los medios, dónde siempre vuelven los mansos, planteó la faena El Rafi. El francés se la dejó siempre puesta por delante, acertando en toques y alturas. El novillo continuó en su tónica pasota, queriéndose quitar los trastos de delante. La estocada al encuentro no quedó bien colocada. Silencio.

El sexto fue otro novillo serio, con las puntas hacia delante. Largo y ancho de sienes. El lote más cargado. Resultó muy complicado durante toda la lidia. No le importó a Fernando Plaza que se puso como si fuera bueno. Ya le había volteado al andarle por la cara con el capote. El novillo tuvo la dureza de frenarse antes de cada envite. Su temple natural ayudó a mejorar la áspera condición del oponente. Le abrió la taleguilla en un certero derrote. Se la jugó sin trampa ni cartón, con toda la verdad de su toreo. El final por bernadinas fue escalofriante. No manejó los aceros con acierto. Ovación.

Madrid, viernes 27 de septiembre de 2019. Novillos de Fuente Ymbro, bien presentados, destacaron 2° y 5°, también la humillación del 1° aunque duró poco. El Rafi, silencio y silencio; Tomás Rufo, oreja y oreja con petición de la segunda y dos vueltas al ruedo; Fernando Plaza, silencio y ovación tras aviso. Entrada: Dos tercios. Saludaron tras parear al quinto Rafael González y Fernando Sánchez.

Revista de toros | Noticias toreros y corridas | Portal taurino.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.aplausos.es