www.aplausos.es

FERIA DE SAN ISIDRO

La entrega de Ureña y la seriedad de Emilio de Justo

El murciano estuvo a punto de cortar una oreja mientras que el cacereño demostró un gran concepto dentro de una importante actuación

domingo 10 de junio de 2018, 18:53h

Fotos: JAVIER ARROYO

El primero de Victorino Martín fue alto, falto de cuello, muy serio por delante. Manuel Escribano fue a recibirlo a porta gayola. El toro salió andando, se distrajo y no permitió al sevillano realizar la arriesgada suerte. Lo paró con oficio llevándoselo a los medios. No se desplazó bien el toro que se quedaba por debajo. Cumplió en el caballo. Manuel Escribano se lució en banderillas especialmente en el tercer par. El de más compromiso. Brindó la faena al Rey de España, Felipe VI, que asistió a la corrida desde una barrera del 9. En la muleta el toro embistió a media altura, sin mucho recorrido. Escribano se justificó. Estocada desprendida. Silencio.

Muy en el tipo de Victorino estuvo el segundo. Un toro fino, con cuello, que enseñaba las palas. En el capote humilló sin terminar de romper hacia delante. Pedro Iturralde lo agarró arriba en el primer encuentro. Ureña lo volvió a poner largo. El toro se arrancó con fuerza pero luego le faltó empujar abajo con entrega. En banderillas cortó mucho. Paco Ureña brindó al público para corresponder la ovación que le dedicaron al romper el paseíllo y también brindó al Rey. El toro continuó con la humillación apuntada pero comenzó a deslizarse cuando los vuelos de Ureña lo embarcaron adelante. Dos tandas sobre la derecha tuvieron buen toreo. La mejor versión de Ureña: encajado, templado, corriendo la mano y echándoselo atrás. El toro pasaba con temple pero iba recortando el recorrido según Ureña sumaba pases a las series. Se revolvió al final de una tanda ocasionando momentos de apuros. Ureña se puso con toda su pureza con la izquierda. El toro respondió con menor transmisión. En el final trató de pegar naturales con la mano derecha que resultaron tropezados. Los doblones genuflexos tuvieron belleza así como el del desprecio final. La estocada hizo guardia y por ello tardó en hacer efecto. Marró con el descabello perdiendo la posibilidad del trofeo. Saludos tras aviso.

El tercero fue ancho de sienes. Bajo, armado, hondo dentro de su morfología. Emilio de Justo lo paró con buena disposición. En el caballo empujó con un solo pitón. En banderillas mostró discontinua humillación. Se definió en el inicio por bajo de Emilio de Justo. Un agrio derrote a mitad de muletazo trató de descomponerlo todo. Sin embargo, De Justo fue paciente. Fue haciendo el toro dejándole la muleta siempre en el hocico y tirando de la embestida. El toro respondió con humillada exigencia a la importante labor del extremeño. Tanto que corrigió el hachazo que pegaba. Por el izquierdo le costó pasar y de nuevo emergió la técnica de vuelos de De Justo para pulsear la embestida. El final de la faena fue lo más atropellado. La estocada cayó muy trasera. Palmas.

El cuarto fue otro cárdeno con cuajo y trapío. De nuevo se fue Escribano a porta gayola. El toro se frenó nada más pasar y por poco se lo lleva por delante. Con el capote se dejó torear y Escribano lo cuajó con raza, en la media final lo desarmó. Fue al relance al caballo y empujó en el primer encuentro. Escribano lo dio todo en banderillas, el tercer par tan comprometido como acostumbra citando desde el estribo. Brindó al público. El inicio por cambiados por la espalda no fue el más apropiado pese al mérito que tuvo. A continuación el toro no desarrolló calidad, embistió a media altura y sin demasiada entrega. Estocada y varios descabellos. Silencio.

El quinto de la tarde fue un toro con seriedad en tu tipo y en su embestida. En un extraño arrebató el capote a Paco Ureña de salida que tuvo que tomar el olivo. En la brega estuvo muy acertado Curro Vivas. Poco a poco fue cogiendo son el toro. El inicio fue clave para que el toro rompiese. Por el pitón derecho humillaba pero la embestida era un punto dormida. Ureña aprovechó el pitón para firmar muletazos con profundidad y temple. Bajó la faena con la izquierda ya que el toro protestó con cabezazos. Al volver a la derecha el recorrido no era el mismo que antes pero la entrega de Ureña sí. La espada cayó baja. Silencio.

Muy ofensivo fue el sexto por delante que abría la cara y enseñaba las puntas. Cuajado en sus hechuras. De salida se frenó sin dar facilidades. Emilio de Justo de nuevo se mostró muy dispuesto, tratando de enganchar adelante. En la muleta fue muy reservón. Emilio de Justo tiró de oficio para extraer con sacacorchos las embestidas del victorino. No se aburrió el cacereño que buscó siempre el otro pitón con mucho compromiso. Algunos mueltazos resultaron bellos y limpios. Tras la estocada desprendida sonó un aviso. Emilio de Justo saludó una rotunda ovación como recompensa a su importe tarde.

Madrid. Domingo 10 de junio de 2018. Feria de San Isidro. Corrida de la Prensa. Toros de Victorino Martín, bien presentados. Corrida encastada en su conjunto. Exigente el 3°, enclasado el 2° y obediente el 4°. Los demás apuntaron pero no rompieron. Reservón el 6°. Manuel Escribano, silencio en ambos; Paco Ureña, saludos tras aviso y silencio; Emilio de Justo, palmas y saludos. Entrada: Lleno con cartel de "No hay billetes". Presidió el festejo SM el Rey Felipe VI desde la barrera del 9.