FERIA DE LA ALBAHACA

Para casta la de Isaac Fonseca en Huesca

Redacción APLAUSOS
jueves 10 de agosto de 2023
El mexicano, con un noble lote dentro de una descastada corrida de Los Maños, pierde los trofeos por el fallo con la espada

Con un gran ambiente, prácticamente lleno en los tendidos, arrancó la primera corrida de toros de la feria de la Albahaca. El primero de Los Maños no sirvió. Más pendiente de lo que ocurría en los tendidos que de otra cosa, fue un toro muy deslucido, vacío de todo. Desentendido, sin fijeza ni emplearse, probón también, Antonio Ferrera optó con buen criterio por abreviar. Si no era suficiente con las complicaciones del toro, el extremeño se encontró con el viento como invitado a la fiesta. Lo mató con habilidad, dejando una estocada baja.

El cuarto fue un toro tan descastado que apenas en la segunda serie acabó echándose. Pasaba sin pena ni gloria. A media altura, sin decir absolutamente nada. Ferrera estuvo templado y demasiado tiempo ante él, tanto que acabó derrumbándose otra vez. Acobardado el de Los Maños. Ni las cuadrillas consiguieron levantar al toro. Con la autorización del presidente, el toro fue apuntillado.

José Garrido le enjaretó al segundo un par de verónicas de buen aire. Fue el único pasaje lucido porque a partir de ahí el toro fue desarrollando a peor. Midió con precisión de cirujano y marcó al extremeño en cada mirada. Por el derecho no tenía ni un muletazo y por el izquierdo… tampoco. Muy complejo. Duro. Arreones de genio y manso. No le dejó pasar en la suerte suprema. Agarró un pinchazo hondo al tercer intento y un certero golpe de cruceta.

El quinto capítulo fue tan tedioso como intrascendente. Fue otro toro descastado, anodino. La nada. Esperó mucho en banderillas y se alargó el segundo tercio. La faena de José Garrido no tuvo emoción ni interés por la condición del toro. Con la espada, un recital de pinchazos ante un toro que no le dejaba pasar. Sonó un aviso, se echó el toro sin estar herido de muerte, y solo se levantó para intentar cazar al extremeño que lo despachó con un golpe de descabello.

LA ENTREGA SIN ESPADA DE FONSECA

Isaac Fonseca fue fiel a su estilo en su debut en Huesca. Un torbellino el mexicano, su faena tuvo de todo. Se fue a los tendidos de sol, allí brindó e inició la faena, cambiados por la espalda incluidos como repertorio clásico en su concepto. Luego toreó con templanza y ortodoxia al noble y buen toro de Los Maños. En un pisotón del toro en un pase de pecho llegó la primera voltereta. Le perdonó en el suelo el de Los Maños. Repuesto, se echó la muleta a la izquierda, se le vino recto y le levantó los pies del suelo. Dura la caída. Y de nuevo le perdonó el toro. Ahí acabó la faena. Con la espada, varios pinchazos. Terminó echándose el toro.

El mexicano se llevó el mejor lote con un sexto noble y con duración en el último tercio. Como en su anterior, no se guardó nada dentro y salió en busca del triunfo. En los medios y de rodillas abrió la faena, con dos pases cambiados, el primero de mucho mérito al aguantar al toro que venía casi parado. La faena de Fonseca tuvo momentos de toreo reposado, sin dejar de lado los alardes de valor. El azteca estuvo entregado y muy animoso, pero se dejó al igual que en el tercero los trofeos con la espada.

Huesca. Jueves, 10 de agosto de 2023. Toros de Los Maños, desiguales de presentación y de pobre juego, descastados, sin fijeza, a excepción del noble lote de Fonseca. Antonio Ferrera, silencio y silencio; José Garrido, silencio y silencio tras aviso; Isaac Fonseca, silencio y silencio. Entrada: Casi lleno.

    ÚLTIMAS NOTICIAS

    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando