www.aplausos.es

FERIA DE SAN ISIDRO

Sólida actuación de Pinar, dos ovaciones en Las Ventas

El de Tobarra realiza lo más destacado ante una noble pero desrazada corrida de Cuadri

jueves 02 de junio de 2016, 18:21h
Oficio y criterio de Robleño frente al encierro del hierro onubense, que dejó estar pero le faltó dinamita.

FOTOS DE JAVIER ARROYO DEL FESTEJO

VÍDEO RESUMEN DEL FESTEJO

LA OPINIÓN DE PACO MORA: "Furgonetas con cuernos"

Fotos: JAVIER ARROYO

Rubén Pinar entendió a la perfección al tercero, un toro noble y que se desplazó por el pitón izquierdo. El manchego llevó embebido y empapado en la muleta a su oponente que si bien no le permitió bajar la mano sí le dejó instrumentar muletazos de bella factura por el lado izquierdo. Unos surgieron largos y otros templados. Faena reposada, serena, de notable mando y firmeza que remató bien con la espada.

El otro ejemplar de Cuadri que sacó más movilidad fue el sexto, con el que el manchego anduvo de nuevo centrado. Intentó estructurar faena pero el animal no terminó de responderle. Un par de series sobre el pitón derecho corriendo la mano y tirando del toro hacia adelante fueron lo mejor. Actuación sólida. Ovación con saludos.

Abrió plaza un toro noble al que le faltó raza y clase y que no humilló. Luis Miguel Encabo dejó una faena de muchos conocimientos en la que banderilleó con criterio y supo conducir al toro por ambos pitones en una faena de torero puesto en la que cumplió. Falló con la espada y todo quedó en silencio.

El cuarto fue el más complicado, repuso mucho la embestida, quedándose corto y llevando la cara alta. Toro de difícil trato. Faena sin brillo e intrascendente a cargo de Encabo, que tampoco acertó a la hora de entrar a matar. Silencio de nuevo.

Fernando Robleño se mostró por encima del segundo, un toro con movilidad pero bajo de raza y justo de fondo. Labor muy compacta del madrileño, que tiró del animal sobre la mano derecha consiguiendo muletazos estimables. Remató su actuación de una estocada desprendida.

Muy sólido Robleño frente al quinto, un toro que llevó la cara alta, que tuvo cierta movilidad pero que no se empleó y le costó repetir las embestidas. Noblote el de Cuadri, sin maldad, pero sin clase ninguna. Limpia, con criterio y buena técnica la labor del de San Fernando de Henares, cumplidor y por encima de su oponente. Silencio.

Madrid, jueves 2 de junio de 2016. Toros de Hijos de Celestino Cuadri. Bien presentados, en tipo, con enverdagura, con caja y aparato. Nobles, pero faltos de raza, fondo y entrega. Sin ser buenos, los dos de mejores prestaciones fueron el 3º -por el pitón izquierdo- y el 6º. Luis Miguel Encabo, silencio tras aviso y silencio; Fernando Robleño, silencio en su lote; Rubén Pinar, ovación con saludos en ambos. Entrada: Tres cuartos de plaza.