Aplausos
15 de noviembre de 2019, 18:45:30
Noticias

GINÉS MARÍN


“El año está siendo importante y mucha culpa la tiene la parte personal, me siento en paz"

Tras rozar la puerta grande de Madrid por San Isidro, Ginés Marín no ha parado de triunfar. Puertas grandes, indultos, trofeos como triunfador de distintas ferias pero por encima… un toreo que cada día convence más. No ha parado de crecer

Por Gonzalo I. Bienvenida


La conversación con Ginés Marín nace sin dificultad. Teoriza acerca de su personalidad torera, de su pasado, de su presente y de su futuro. Habla sin tapujos de su nueva forma de ver su carrera: tarde a tarde, sin dejarse nada para mañana. Apretándose, como le dice Paco Camino.

-¿Cómo está viviendo la temporada 2019?

-Disfrutando mucho, creciendo cada día. En el arranque de temporada me sentía bien pero por unas cosas o por otras no terminaba de llegar ese triunfo rotundo que necesitaba. En Valencia fue la espada, en Olivenza había salido a hombros pero sabía que necesitaba dar un golpe en la mesa y llegó en Madrid.

-¿Ahí cambio el sino de su año?

-Me sirvió principalmente para demostrar que no me he estancado, que he seguido creciendo y que mi toreo está en pleno avance. Esa tarde creo que lo demuestra perfectamente. Sé que me queda mucho camino y lo quiero recorrer, para nada pienso que me haya estancado.

-Rozó la puerta grande ante una afición y un palco especialmente exigente.

-Cuando triunfé en Las Ventas en mi confirmación sumó el factor sorpresa. No me conocían o no pensaban que podía torear como lo hice. Ahora el escenario es otro. Los aficionados me conocen y me miden pero también valoran lo que hago. He sentido la exigencia del público, también su cariño. Para mí ha sido un San Isidro muy completo, me ha dado mucha moral, además de muchos contratos.

-Otra tarde en Las Ventas importante aunque pudo pasar desapercibida fue la de la Feria de Otoño 2018. Aquel día, ante los toros de Puerto de San Lorenzo, usted cayó herido tras haber firmado una gran faena. Su actuación estuvo eclipsada por la puerta grande de Emilio de Justo. ¿Para usted fue tan relevante?

-Considero que es una de las tardes importantes de mi carrera. Me sirvió mucho para seguir creciendo. Decidí salir a dejarme matar. Creo que lo hice a carta cabal, que es lo que busco ahora. Se me fue el triunfo con la espada… después llegó el percance en la cara en el segundo toro de mi lote, que fue muy complicado. Me puse muy de verdad hasta que me echó mano y me pegó la cornada. Demostré el compromiso que tengo con Madrid.

-Tras su paso por San Isidro, sus actuaciones se cuentan prácticamente por salidas a hombros. Plazas como Alicante, Badajoz, Plasencia, Almería, Dax, Huesca. Cuenca, por partida doble..., le vieron triunfar. ¿Cómo ha logrado esa regularidad?

-El año está siendo importante. Mucha culpa de ello lo tiene la parte personal que se proyecta en el torero. Un torero es una persona con todos los sentimientos. Es fundamental estar en paz contigo mismo para desarrollarte como torero. Noto que disfruto de la vida y del toreo.

-¿Cómo ha encontrado ese punto?

-Trato de ser positivo, de quedarme con lo bueno. Antes pecaba de ser muy inestable… Ante el fracaso me venía abajo y en los triunfos estaba eufórico. Ahora me encuentro más sereno en las dos circunstancias. He encontrado un equilibrio que me ayuda mucho.

-Su temporada tiene una gran apuesta por delante. ¿Qué es lo que más le ilusiona?

-Me ilusionan muchas ferias… Esta temporada me la he tomado pensando tarde a tarde. Me ayuda estar ilusionado con cada uno de mis compromisos.

“El año está siendo importante. Mucha culpa de ello lo tiene la parte personal que se proyecta en el torero. Es fundamental estar en paz contigo mismo para desarrollarte como torero. Noto que disfruto de la vida y del toreo”

-Hace unos meses Paco Camino confesó a Zabala de la Serna en El Mundo que uno de los toreros que más le toca es Ginés Marín, aunque añadió: “Pero no acaba de apretar todo lo que debe”. ¿Le ayudó a ponerse las pilas las palabras del maestro?

-Por algo le llamaban El Niño Sabio de Camas. Me hizo sentir muy orgulloso leer aquello. He hablado muchas veces con él, tiene razón en que tengo que apretar especialmente en los momentos en los que por alguna circunstancia no he cruzado la línea como debo. Que hable de mí Paco Camino… son palabras mayores. He hablado mucho con el maestro y me ha ayudado mucho. Creo que este año me he apretado como al maestro le gusta.

-¿Le gusta ver vídeos de la época de Paco Camino?

-Uno aprende cosas distintas de lo que se puede ver en el toreo de hoy en día. Veo unas formas más personales, arrebatadas, apasionadas… Pienso que hoy se torea de forma más perfecta que nunca pero me encantan las intenciones de los muletazos y los lances.

-Siempre ha manejado el capote con una facilidad pasmosa.

-He buscado mucho evolucionar con el capote. La verónica es el lance que más me gusta, busco la pureza y la belleza. Me ilusiona torear cada día mejor con el capote. El toro de Domingo Hernández me permitió gustarme en Madrid, me llenó como torero cómo respondió la gente.

-Su talón de Aquiles podemos decir que es la espada.

-No tengo la regularidad que me gustaría. Con la espada habría conseguido triunfos de importancia. A pesar de que sigo pichando algunos toros pero me siento mucho más seguro que antes. Lo que uno hace delante del toro hay que ratificarlo con la espada, eso es así. Es una condición fundamental para ser lo que yo quiero ser, figura del toreo.

-¿Cómo lo ha conseguido?

-Te diría que es un tema psicológico. Es cierto que antes de compromisos fuertes intento matar algunos toros en el campo además de entrenar mucho en el carretón. Todo está enfocado a coger la regularidad de la que antes le hablaba. La clave está en la mente. Si uno tiene la tranquilidad de que lo ha hecho todo bien, tiene que quedarse con eso aunque lo hayas pinchado. Los toros se pinchan porque tienen hueso, porque no te ayudan, por muchas razones pero uno tiene que estar convencido de que su forma de entrar a matar es la correcta. Volver a intentarlo con la misma fe. La parte psicológica también hay que trabajarla.

“Antes pecaba de ser muy inestable… Ante el fracaso me venía abajo y en los triunfos estaba eufórico. Ahora me encuentro más sereno. He encontrado un equilibrio”

-Habla con la ilusión de un niño. Utiliza los verbos evolucionar, desarrollar, crecer… para hablar del estado de su toreo. ¿Qué le motiva a buscar mejorar? ¿Los triunfos quizá?

-Mi motivación para ahondar en mi toreo no son las orejas pero es cierto que me hacen falta para funcionar. Yo trato de torear mejor cada día para sentirme más realizado. Intento crecer artísticamente porque el toreo es mi vida, es lo que más feliz me hace.

-Su personalidad no es conformista que digamos.

-Para nada. Siempre he sido muy exigente conmigo mismo. Tengo gente alrededor que me conoce, que sabe exigirme porque saben todo lo que puedo dar. Lo más importante es preocuparse por mejorar. Lo hago cada día, se están viendo los resultados.

-Varias veces ha dicho que quiere ir tarde a tarde, ¿a qué se refiere?

-Quiero decir que no quiero administrarme para las tardes puntuales. No quiero esperar a hacer el esfuerzo en los grandes escenarios. Me estoy acostumbrando a entregarme cada día, en cada corrida, con cada toro. Eso es lo que busco, ese es el planteamiento que estoy siguiendo.

Revista de toros | Noticias toreros y corridas | Portal taurino.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.aplausos.es